Cuenta la leyenda… (o lo que yo considero mito versus mis propias verdades)



Cuenta la leyenda que el bebé aprenderá a dormir solo
Déjala en su cuna cuando esté cansada” – decía. “Poco a poco aprenderá a quedarse dormida por su cuenta” – decía.


En nuestros 7 meses y tres semanas, Mucita se ha quedado dormida por su cuenta, en la noche, una sola vez. No saben la dulzura: estaba cansada y de súper buen humor. Se quedó dormida sonriendo. Una. Sola. Vez. De ahí, nuestra técnica de dormir es muy simple: entre 7:30 – 8:00 pm, ven para acá, corazón – y a la teta. Funciona, y con eso me basta.
Cuenta la leyenda que una buena rutina de sueño incluye un baño, un cuento, y su leche.



Y no lo pongo doble por error.
Sobre el baño, simples matemáticas: si llego de la oficina a recoger a Mucita de la guardería entre 18:00 y 18:15, llegamos a la casa a las 18:30, me siento a jugar con ella un rato para poder disfrutarla mientras le quedan pilas, nos sentamos a comer entre 18:50 – 19:10 para poder cenar los tres juntos, estamos sentados al menos por 20 minutos hasta que la pequeña empieza a sobarse la cara y bostezar y nos damos cuenta que si no se va a dormir pronto se va a convertir en gremlin… dime: ¿en qué momento la baño­? No estoy diciendo que no la baño, pero la baño los fines de semana y los días que salgo temprano de la oficina, y no como parte de su rutina de sueño.
Y sobre el cuento. Mientras papa narra las aventuras de Simba y Nala, y la importancia de guardar un secreto siempre y cuando sea por una buena razón, mi hija se está comiendo la otra página y ¡ay de ti si no dejas que se coma la página! Igual, la intención es buena. Y seguimos intentando.
Cuenta la leyenda que Mucita duerme y deja dormir
Pues sí. Tal cual. Yo también fabriqué mi propia leyenda.
¡Y es que así era al comienzo! Pero lo que aprendimos fue que esto de la crianza viene en etapas. Ya pasamos por la etapa en que Mucita se despertaba en la noche para tomar su teta y en 5-10 minutos ya estaba lista para seguir durmiendo (duró sus buenos 5 meses). Y por esa bendita (sin ironía) etapa que nos duró un par de semanas, en donde Mucita se despertaba UNA SOLA VEZ cada noche, como anunciando la siguiente etapa de empezar a dormir de corrido. Pero….

En cambio siguió la otra bendita etapa (esta sí con ironía) en donde Mucita se levanta una, dos y hasta tres veces, para tomar su teta, quedarse dormida, y despertarse en el preciso momento que siente el suave y delicioso colchón de su cuna. Y así repetir las veces que ella decida.
Como sea, el punto es que tu bebé no está en ningún libro. Ni siquiera en tu propio libro. Pero igual: cómo los disfrutamos, y qué feliz nos hacen.