Explora



Qué rico son los días cuando uno se da el tiempo de salir de la rutina y explorar los alrededores. Esto suele pasar cuando tenemos feriados, fines de semana largos o algún domingo que nos decidimos a hacer algo diferente por fin. Digo por fin porque todos los seres humanos seguimos rutinas siempre: vamos a un restaurante y pedimos siempre el mismo plato (porque ya sabemos que nos gusta), vamos al mismo cine porque nos queda cerca y porque sabemos que encontraremos parqueo, vemos a la misma gente porque ya hemos hecho grupo y así... miles de cosas que siempre hacemos igual porque así es (no lo pensamos más)
Pero, ¿Cómo nos sentimos cuando hacemos algo distinto? ¿cuándo exploramos algo nuevo? ¿cuándo probamos un plato distinto? ¿cuándo salimos con viejos amigos que no veíamos hace tiempo? 
La respuesta es muy simple: nos sentimos BIEN.
Pero, ¿saben cuál es el problema?
El problema es que hacer cosas diferentes nos cuesta trabajo: Somos nosotros los que tenemos que llamar a esos amigos, somos nosotros los que tenemos que movernos un distrito más para ir a otro restaurante, somos nosotros los que tenemos que invertir tiempo en leer toda la carta para pedir algo distinto, somos nosotros los que tenemos que despertarnos más temprano para ir a otro lado y conocer algo más de la ciudad, somos nosotros los que tenemos que hacer algo para hacer algo diferente: para cambiar la rutina.

Suena sencillo hacerlo pero no lo es. Por eso, muchos de nosotros vivimos haciendo lo mismo años de años y no nos damos ese placer de explorar y de sentirnos vivos y de... disfrutar. 
¿Hace cuánto tiempo que no nos damos una escapada a la playa? "Es que no es verano..." Pero, es invierno y la playa con neblina y frío también es rica.  
¿Hace cuanto tiempo que no nos vamos a bailar con nuestra pareja? "Es que estamos muy cansados. Ahora siempre llegamos del trabajo y nos tomamos una chelita en la casa y nos dormimos..." Ok eso también es rico, pero ¿por qué no sorprender a tu pareja y animarl@ para hacer algo distinto este viernes!?

A veces son cosas simples que tenemos que hacer para pasarla bien. 
Exploremos nuevas rutinas, nuevos pasos que nos llenen de alegría y de inspiración para empezar cada semana.
Los fines de semana están ahí esperando ser explorados y aprovechados. 
Son dos días que tenemos para hacer cosas completamente nuevas. ¿Qué estamos esperando? 


Si eres padre o madre, es el momento perfecto para planificar un paseo ya! No sabes lo increíble que la van a pasar y el buen recuerdo que le van a crear a sus hijos.