Ayudando en casa desde pequeñitos



Yo me he dado cuenta que desde que tengo mi propia casita, me he vuelto una fanática de la limpieza. Siempre he sentido que si tengo el control sobre el orden de mi casa, voy a poder lidiar con cualquier caos durante el día.
La realidad a veces no es la que esperamos teniendo hijos pequeños. Nuestra casa está en constante caos gracias a nuestra pequeña de dos años que se dedica a remodelar los espacios de la casa con sus juguetes.
Sin embargo, con el tiempo he ido aprendiendo a lidiar con esto. Primero, que me he vuelto mas tolerante con el desorden porque no me la paso levantando juguetes y basuritas. Segundo, que es lo que mas voy a hablar en este post es que he involucrado a mi hija y estoy enseñando a que ella también ayude en casa.
Primero, lo primero. ¿Cómo comenzamos? Pues, desde muy chiquititos, los bebés tienden a imitar todas las cosas que hacemos delante de ellos. Ellos imitan nuestra forma de reír, de hablar y hasta a veces la forma cómo comemos y por qué no las cosas que hacemos al rededor de la casa.
Yo recuerdo claramente cuando Naya comenzó a mostrar interés por limpiar los pisos. Ella ni siquiera sabía cómo pararse por sí misma pero quería que le de una escoba para que ella pueda barrer los pisos junto conmigo. Fue ahí donde descubrí que yo no limpiaba bien debajo de los sillones (jajaja) y ella lo hacía muy buen trabajo.
Segundo. Comenzando a darle obligaciones. Mas grandecita, su curiosidad por hacer mas cosas en la casa fue creciendo. Yo quería motivarla mas, porque obviamente quiero que cuando sea mas grande me ayude en casa, así que comencé a darle obligaciones.
Unas fáciles de hacer de acuerdo a su edad. Ayudarme a llenar el lava platos, a organizar su ropa (pantalones en una fila, vestidos en otra, etc) levantando sus juguetes una vez que ha terminado de usarlos, entre otros. Mas adelante, yo creo que voy a ir aumentando las responsabilidades como sacar la basura o ella se encargará de barrer los pisos para luego yo trapear , o tal vez ella será responsable de la limpieza de su habitación.
Por ahora, ella me quiere ayudar a limpiar los baños y quiere aspirar los pisos y yo la he dejado. Y es que quiero que ella pueda aprender a hacer todas estas cosas y no se desanime.
Tercero, ser constantes, Debemos recordar que ellos son pequeñitos y la verdad no son tan rápidos o expertos como nosotros para hacer la limpieza y definitivamente no lo van a hacer perfecto. Pero debemos tener muchísima paciencia y debemos animarles a que lo hagan porque en este momento, ellos están disfrutando de este proceso. Yo creo que ellos sienten que son importantes cuando les permitimos ser parte de esta rutina en casa.
Yo creo que con lo que hemos hecho hasta ahora, yo he visto un gran avance en casa. Porque lentamente he comenzado a hacer menos cosas en casa, como levantar los juguetes y ahora Naya lleva su plato a lava platos sin que yo le pida.
Yo siento que como resultado vamos a tener niños responsables. Porque en un futuro, va a ser más fácil para ellos ayudar sin que les tengamos que rogar, y lo mas importante, ellos van a estar acostumbrados a tener quehaceres que a donde vayan, van a ser de ayuda.
Estos hábitos se crean en casa desde que son muy pequeñitos. Debemos aprovechar sus ganas de aprender, ahora mas que nunca que se la pasan detrás de nosotros en todo momento.
Y ustedes hermosas, ¿qué opinan? y ¿qué otras cosas han hecho para hacer que sus pequeñitos ayuden en casa?
Conmigo hasta la próxima. bye bye girls!