Soy mamá y novia: Por dónde comienzo?

Créditos de la foto: Esteban Nakano
Me entusiasma haber sido muy bien recibida en este espacio (gracias, Yaz, Hugo y Luz!) para poder compartirles de primera mano consejos e ideas útiles para que tú que ya eres mamá o que estás embarazada y hay un matrimonio que organizar, tengan en cuenta antes y durante de la boda.
Lamento no haber dedicado hasta ahora un post a ustedes en Velo de Vainilla. Esto me motiva a hacerlo con el doble de esmero.
Como este es el primero de una serie de asuntos que les tengo preparado, qué tal si vamos en orden y comenzamos con unos puntos que creo relevantes al momento de saber que nos vamos a casar, vamos a festejar nuestro matrimonio con una boda y a la vez están los hijos o un embarazo.
Es una noción de entrada que siempre les digo a las novias que leen el blog que tomen en cuenta.
1. Inspiración
Tal vez eres de las que soñabas con este momento y cuando llegó, acabó siendo más especial que lo imaginado.
Estar de novia es una fase preciosa, son varias emociones, son dudas, es aprendizaje. Al final, solo nos damos cuenta de todo lo que hay en el mundo bodas cuando nos vemos preparando la nuestra.
Así que, no hay que acelerar el coche.
Tómalo con calma, disfrútalo. Este es el primer consejo que doy cuando recibo el mensaje de una novia que no sabe qué hacer primero, porque todo es importante y para ayer. Ya quieren saber datos de todos los profesionales que trabajan con bodas, lugares para la recepción, iglesias etc.
Es momento de hace un stop, respirar y pensar: Cómo voy a mandarme a decidir puntos claves de mi boda si no sé nada de lo que está pasando en ese mundo?
A mí me parece algo lógico. Antes de comenzar a decidir, debemos aprender, estudiar lo que está pasando, empaparnos de las inspiraciones que tenemos a nuestro alcance.
Para esto, te aconsejo lo siguiente: Date un tiempo, ya sea un fin de semana completo, unas horas durante la semana, uno o 2 meses. El tiempo que creas que te funcione bien, pero que sea uno de calidad. Si eres de las tecnológicas, la buena noticia es que en internet hay un sin número de webs, blogs, revistas, etc. Especializadas en bodas que nos ayudarán a ir capturando inspiración.
Si eres de las tradicionales que como yo disfruta como nadie leyendo una revista mientras tomas un buen café, date un tiempo para tal actividad.
Lee con calma, ve guardando lo que te gusta, ve observando lo que no te va gustando. Es momento de inspirarse para crear una opinión, saber lo que nos va funcionar y lo que no. Es decir, fundar una base de conocimientos para entrar seguras a la misma organización de nuestra boda.
Créditos: Dueto Fotografía
2. Conversa con tus hijos
Tal vez este punto puede ser primero, va depender de la dinámica de cada pareja.
Cuéntales lo feliz que están por haber decidido unirse en matrimonio, cuéntales lo que es una boda, cómo se celebra una boda, algunas tradiciones que seguro tendrán.
De esa forma, ellos sentirán lo importante que es para ustedes este momento y lo felices que están de tenerlos para celebrarlo juntos.
3. Es hora de aterrizar ideas
Ya has dedicado un tiempo de calidad a aprender lo que está pasando en el mundo bodas, has visto las cosas lindas que hay y más o menos sabes el camino que te gustaría seguir.
Tus hijos ya han subido al tren contigo para participar en lo que crean necesario.
Ahora, es momento de llevar al suelo lo que está en las nubes: Vamos a aterrizar la inspiración!
Esto es importante para que al momento que vayamos decidiendo elementos de decoración, estos no huyan del estilo que queremos.
Creo pertinente hacer este ejercicio en pareja y luego involucrar a los niños. Así los podemos orientar a la vez que rectificamos lo que hemos escogido y escuchamos su punto de vista.
4. Revisar puntos claves
Completamente necesario.
Es el momento de escribir todas las dudas y ponernos en el "peor de los casos". Sin caer es exageraciones, sino con el afán de cuestionar lo que está siendo decido.
Si estoy embarazada, necesito un espacio especial durante la recepción, qué debería tener? Quién cuidará y llevará a mi bebé a la casa? Habrá un espacio especial para que estén mis hijos y sus primos cómodos?
Vamos a anotar todas estas dudas. Absolutamente todas hasta la más indefensa de todas.
Es mejor tenerlas ya listas y escritas antes de comenzar la organización, así las hacemos presentes desde el comienzo, que ir tratando de parcharlas durante el camino.
5. Veamos el presupuesto
Hablar de dinero puede ser tedioso para muchos.
Creo que la mejor forma de enfrentar esta parte, es ser claros y honestos.
Han decidido casarse y celebrar su matrimonio. Eso es algo precioso!
A la vez, tienen hijos o un bebé en camino, lo que nos puede hacer entrar un poco en nerviosismo.
Creo que lo ideal es abarcar punto por punto comenzando por lo que nos es más relevante. Por ejemplo, si son amantes de la fotografía, le dan mucho valor a este arte, seguramente el presupuesto destinado a este servicio será prioritario. Si, por otro lado, queremos invertir en una Luna de Miel en familia, el eje del presupuesto se moverá alrededor de este asunto.
A pesar de estar acostumbrados a lo contrario, vean el presupuesto luego de haberse sumergido en inspiración y aprendido sobre el mundo bodas, no al revés. Sabiendo de antemano lo que queremos, lo que nos gusta y lo que no, vamos seguridad y mayor realismo de lo que debemos administrar para gastar.
6. Conocer a proveedores
Sé que puede ser complicado, que parece que cada vez nuestros días tienen menos horas, que hay muchas cosas pendientes. De igual forma, date un tiempo en conversar cara a cara con los posibles proveedores.
Si hiciste bien tu tarea de dedicar un tiempo de calidad a buscar inspiración y aprender lo que está pasando en el mundo bodas, tomaste notas de los puntos que te inquietan como mamá para el día de la boda y comenzaste a aterrizar tus ideas, este paso no te debe tomar tanto tiempo como crees.
No trates de conocer a todos los proveedores de bodas de tu ciudad. Eso solo hará que entres en dudas y gastes más tiempo que lo necesario.
Trata de quedarte con máximo 3. Visita previamente sus páginas webs, redes sociales, ve si su estilo va contigo y concreta una reunión, durante la cual no olvides mencionar los puntos que te tienen preocupada y escuchar su punto de vista.


7. Tiempo para ti
Esas 3 palabras son una de las que más repito a las lectoras que están por casarse.
Parece un desafío enfrentar la organización de la boda con hijos y durante el embarazo. Creo que es común que el tiempo se pasé más velando por los otros que por nosotras mismas. Y muchas veces parece que no hay como evitarlo.
Aunque sea por ser novia, date este derecho. Te aseguro que es importante para reflexionar sobre el matrimonio, para recargarse de energía y tener nuevas ideas.
Es momento de pedir ayuda en caso así lo queramos, en hacernos sentir especial nosotras mismas sin importar la edad, que estar de novia es siempre igual de grandioso!
Espero que estos consejos sean útiles y que alivien algún momento de ansiedad.

Un abrazo!