No al nido, no ahora



A veces nos apresuramos pensando dónde podemos meter a nuestros hijos para que aprendan más, para que socialicen más, para que se suelten más y para que se agoten más jajaja.

A veces escuchamos de otras mamás que es bueno buscar un nido donde llevar a nuestros hijos desde pequeños. Nos cuentan que empiezas dejándolos una hora y vas subiendo mientras crecen.

A veces queremos tener un ratito para nosotras y buscamos dónde llevarlos y dejarlos. O simplemente queremos que se diviertan y que conozcan nuevos amigos.

Todas son razones muy buenas y creo que todas hemos pasado por eso y hemos tenido que decidir qué hacer.

Pero yo les quiero contar tres razones por las que no aconsejo meter a nuestros hijos al nido desde tan pequeños:

1. No necesitan sobre-estimulación: Mientras mas pequeños son, menos estimulación necesitan. Con esto me refiero a que lo que más necesitan es la estimulación del día a día. Estimulación de las cosas diarias que nosotros, los padres, pasamos. Enseñarles los carros, las calles, la gente, los parques, la cocina, los olores, las texturas de los suelos, la bulla, la música... Cosas simples. Lo que nuestros pequeños necesitan es estimular sus sentidos y hacerlo con todo lo que está a su alcance y con lo que ven todos los días.

2. El apego y la relación con sus padres es aún mas importante que tener nuevos amigos: Aquí me refiero que por lo menos los dos primeros años de vida de nuestros hijos, son importantes para fortalecer nuestra relación con ellos. Es importante que nos conozcan, que nos entiendan, que nos conversen, que les conversemos. Que nosotros les enseñemos ese mundo - ese nuevo mundo. No necesitan que otras personas se involucren y le enseñen algo que nosotros podemos hacerlo. El simple hecho de contarles todo lo que vemos mientras damos un paseo en el parque, ya le estamos enseñando mucho. El simple hecho de echarte con el/ella en la cama y contarle un cuento o escuchar música... Ya lo estás estimulando y encima, están aumentando ese apego entre mamá e hijo, algo tan importante, tan valioso y tan lindo.

3. Antes de los dos años ellos no te dicen cómo se sienten: Antes de los dos años, nuestros hijos no hablan, no conversan. Nuestros hijos están aprendiendo recién a hacerlo y esto es muy importante porque si los dejas con alguien extraño o en un nido; ellos no podrán decirte cómo la pasaron, qué les gustó, qué no les gustó, cómo fue la profesora y cómo fue el ambiente. Antes de los dos años ellos no podrán darte ese feedback TAN valioso e importante para nosotros. Por eso creo que es mejor esperar. Es mejor darle chance a esos dos añitos a que crezca contigo, en un ambiente seguro y lleno de confianza para el/ella y para ti.