Los beneficios de correr

Muchas mujeres empezamos a correr, cuando un día despertamos, nos vemos al espejo y lo que vemos frente a nosotras no nos agrada. Me ha pasado decenas de veces, y juro que me he frustrado muchísimo, sobre todo cuando empiezo a sentir que nada me queda bien y no existe prenda alguna que me haga ver estilizada.
En momentos como esos, lo primero que se me pasa por mi cabeza es: ¡Correr!, lo cual, desde mi punto de vista me resulta lo más práctico y efectivo del mundo, pues no necesito de un horario fijo, puedo hacerlo en cualquier lugar y no tengo que pelearme con el tráfico para llegar a un gimnasio y tomarme más de dos horas entre ir y venir a casa.
Desde mi experiencia, siento que correr es lo más completo que existe, pues más allá de ayudarte a mantenerte en forma, te libera de tensiones. Y si de peso se trata, les cuento que hace dos años atrás pesaba 64 kilos. Para mi estatura, sentía que era un peso de terror!!!, así que un día me puse un short, cogí mis zapatillas y casi amaneciendo hice primer intento de darle una vuelta al Pentagonito. Primero empecé a caminar, luego trotar y semanas más tarde correr a paso ligero y en menos de dos meses ya había perdido casi 10 kilos. Claro está, que ese peso también lo logré mejorando mi alimentación y tuve que decirle adiós a las harinas y también a todos los dulces.
No saben lo bien que uno se puede sentir con un físico que te agrada. Hasta te sientes más más segura y tu estado de ánimo cambia totalmente, pues correr no sólo es hacer deporte, correr es liberarte de tensiones, contactar con la naturaleza y decirle adiós al estrés.
Desde que bajé esos diez kilos de más, trato de cuidarme y aunque no corro todos los días como antes (solo cuatro veces por semana) aún conservo mi peso y de vez en cuando me doy mis gustitos, incluso con comidas como KFC, Bembos o lo que me provoque comer con mis hijos en salidas familiares.
Hasta el día de hoy, no ha existido ninguna barrera para dejar de correr, ni siquiera en los días de menstruación, cuando me he sentido hinchada o más cansada que nunca. Simplemente bajo la densidad de entrenamiento ya que lo importante es ¡movernos!
Y cuanto estamos embarazadas, realmente resulta beneficioso, siempre y cuando evitemos riesgos y lo consultemos antes con nuestro médico. En mi caso, dejé de correr al ritmo acostumbrado, y empecé a caminar a paso acelerado.
Y sin escapar de esa etapa de la cual pocos hablamos las mujeres, que es el climaterio que va a partir de los 35, tengan la plena seguridad, que correr nos ayuda en esa transición , sobre todo a nivel sicológico, pues disminuye el estrés y nos aporta la fuerza mental necesaria.
Y bueno, cuando lleguemos a la vejez, aún regias a pesar de algunas arrugas de más, podemos seguir practicando esta disciplina. Soy feliz de conocer a maravillosas mujeres que superan los 70 años y aunque no lo crean, corren hasta MARATONES.
Una de ellas, es Sofía, una hermosa mujer que conocí hace algunos años a propósito de mi vinculación con la Maratón de adidas. Ella de alguna manera fue mi inspiración. A sus casi ochenta años verla correr más de 40 kilómetros, fue decir wuaaaauuuuuuuu!!!

¿Cómo es posible?, ¿Cómo lo hace?...Yo tengo un poco más de la mitad y siento que correr 5 diarios es todo un sacrificio. Bueno, ella es la viva prueba que en esta vida todo se puede, y nosotras las mujeres estamos diseñadas para los más grandes retos. Así que mamás, a animarse sin pensarlo dos veces!!!