No soy súper mamá


Mami SLASH Profesional SLASH Ama de Casa SLASH esposa SLASH Daniela – sí se puede, pero no se puede todo.

Cuando me vine a vivir a Holanda, aprendí algo, que aunque suene muy obvio, me golpeó en la cara cual bola gigante de granizo de invierno holandés: no se puede tenerlo todo. Hacíame acá: lejos de mi familia, pero cerca de mi amor, construyendo un hogar lejos de mi hogar, perdiéndome momentos importantes como matrimonios, nacimientos y el simple día a día con mis papás; pero al mismo tiempo viviendo otros momentos, igual de importantes para mí.

Igualmente, ahora como madre, he tenido una nueva revelación: no puedo hacerlo todo.
Así, con este post me confieso que he adoptado un nuevo estado de ánimo: agotada pero feliz; al mismo tiempo que he venido a asumir que:

-          La casa va a estar desordenada. Tengo un chico que limpia cada dos semanas, y en el medio, la intención de mantener la casa en un estado decente. La intención. Gracias tecnología: gracias lavaplatos, gracias lavadora y secadora, y gracias compras por internet. Pero si vienes a mi casa y te topas con unos zapatos en el camino, perdóname. Pero no puedo hacerlo todo.
-          No voy a terminar mi lista de pendientes en la oficina. Son las 5 y debo apagar la computadora, apagar el modo “Mu Ejecutiva” y prender el modo “Mamamú”. No más “yo te puedo ayudar con eso”, y un poco más de “¿me puedes ayudar tú?”. Porque no puedo hacerlo todo.
-          Vamos a pedir más delivery. Mi esposo me puede ayudar con mantener la casa (des)ordenada, pero mi esposo no cocina, y aunque a mí me encante cocinar, hay días en que no.me.provoca. Fui a trabajar, recogí a la beba de la guardería, jugamos y sigue full energía. Hoy comemos thai, porque no puedo hacerlo todo.
-          Voy a llegar tarde. Y no se lo atribuyan a mis raíces y la bendita “hora peruana”. Hay algo aún peor: hora de mamá primeriza. Entre que nos despertamos de una mala noche, nos bañamos, cambiamos, damos de lactar, cambiar pañales, vestir, dejar a la bebe en la guardería, y tomar el bus… a veces (mucha veces), llegaré tarde. Mientras Mucita continúe en leche materna, papi no puede ayudar mucho. Quizá en unos meses podamos repartirnos mejor la chamba matutina, pero mientras tanto, asuman: evitemos las reuniones a las 9am porque este pechito lactante no puede hacerlo todo.
-          Y voy a estar cansada. Y esto me lo debo recordar a mí misma, pues soy yo la que quiere hacerlo todo. Pero a veces, no podré terminar la película sin quedarme dormida, o no voy a tener energía para salir con las chicas o planear una tarde con mi esposo. Porque aunque quiera hacerlo todo, no soy súper mamá. No puedo hacerlo todo.


Agotada, pero feliz.