Mis top 5 frases más locas


Estos últimos días he caído en cuenta que en mi afán porque mis hijos estén bien y todo fluya de la mejor manera posible me pongo un poco (sólo un poquito) incoherente (por no decir loca) y suelto frases de lo más disparatadas. Frases que después, ya con calma, las repito y pienso: “qué vergüenza”.

Caí en cuenta de esto la semana pasada luego que súper nerviosa grité una bobada y la nana (que es súper seria) se mató de risa. Me morí de la vergüenza y en la noche conversé con unas amigas (sin hijos) que me hicieron sentir mejor porque sus mamás también gritaban pavadas cuando estaban estresadas y ahora, ellas son mujeres de bien y sin complejos.  Les conté todas las más locas que recuerdo haber dicho en los últimos tiempos e hicimos un ranking de las top 5 más locas.
Las comparto porque como me dijeron:” No te preocupes, no eres la única que se estresa y grita a sus hijos con pavadas. Si preguntas seguro hay más”. Y bueno, entonces acá van mis top 5:

1.       “Ahora sí, si alguno de uds. se atora lo mato”. Tengo que contar el contexto de esta. Estábamos en el carro con todos mis hijos yendo hacia la playa (100 kms al sur) y en el inicio del camino, mi hija la última la de dos años, come algo y se atora horrible; llanto, gritos y desesperación. El mayor se asustó tanto que también se atoró (suave felizmente) y yo estaba manejando al borde del colapso nervioso. Paré, se desatoraron y esta fue mi advertencia antes de continuar.  No suena tan loco dentro del contexto ¿cierto?

2.       “Hijita, te estás enfermando mucho. Me preocupas. ¿sabes qué? Prohibido. Prohibido volver a enfermarse”. Sí, lo sé. Lo sé. No me digan nada. Pero, tienen que entender mi desesperación. Mi hijita la segunda, la de 4 años. Primero tuvo una infección a la garganta que le duro cerca de 1 mes. La fiebre iba y venía y se curó luego de una fuerte dosis de antibióticos. 10 días después de eso: fiebre de nuevo. Ningún tipo de síntoma y fiebre con mucho dolor de cabeza. El pediatra me dice que hay que observarla. Yo ya no quiero que se enferme más.

3.       “¿Qué cosa? Sangre de mi sangre, carne de mi carne y no te gusta la natación. Lo siento mucho. Nadarás hasta que cumplas 18 o aprendas a la perfección los 4 estilos”. Bueeeeno, qué puedo decir. Esta se la dije a mi hijo porque cada cierto tiempo quiere dejar sus clases de natación. Clases que son: 1ero para su disfunción de integración sensorial y 2do, mi tranquilidad (no quiero que se ahogue). Además, no mucha gente sabe pero yo fui nadadora calificada por muchos años. Nadé muchos años y además, lo hacía muy bien. Y sí claro, me encantaría que alguno de mis hijos sea nadador.

4.       ¡Ahora sí! Prohibido jugar entre uds. Se acabó. Cada uno juega en su cuarto”. Sí, yo sé. ¿qué clase de madre no quiere que sus hijos jueguen? Bueno, esta madre que se cansó de que pelearan y pelearan y lloren. Sí, yo sé que así son los hermanos, juegan bien un rato y después se matan y después vuelta a jugar juntos. Pero, ¿saben qué? Después de dos horas en ese plan acabaron con mi paciencia y cada uno se fue a su cuarto.

5.       “Mami, ¿por qué nunca me quieres comprar nada? Yo quiero mucho ese juguete. Lo necesito. Ay hijito, ¿sabes qué? Yo quiero mucho tener un jet privado con una masajista incluida y no lo tengo.  Si yo lo puedo superar, tú también. Así, que supéralo”. Esta no me parece tan loca, pero se la dije cuando habíamos ido a pasear con un amiguito de su colegio y su mamá. Ella (la mamá del amiguito) no podía creer que le haya dicho algo así. Estaba entre que muerta de risa y un poco preocupada.  Así, que lo pongo acá porque de hecho a ella creo que le sonó bien loco.


Estas son 5 de las frases más locas que me he escuchado decir. Tienen que entender que todas son con amor y porque quiero lo mejor para mis hijos.