2 meses con 2, cómo ha cambiado mi vida

Fuente de foto www.aliciallanas.com

Hola hermosas. Han pasado 8 semanas desde que di a luz a mi pequeña Nicolette y hay muchísimas cosas que han cambiado en mi vida y les voy a contar now!

1. Soy una vaca lechera.
    Con Naya,  no tuve éxito dando de lactar. Me frustre mucho y no busqué ayuda.  Pero desde que estaba embarazada de Nico, me había decidido a tener éxito con la lactancia y busqué ayuda. De hecho no sabía mucho sobre cómo iba a ser, como que pasaría horas dando de lactar y todo eso daría como resultado mi cuerpo pidiendo dar la leche porque si no tenía que sacármela porque dolía.

2. ¿Dormir? 
    Como dije, Naya tomaba más botellas y dormía muchas horas luego de darle botellazas de leche, además heredó los genes dormilones de su padre que aprendió a dormir sola y por largas horas a las 2 semanas. Mi amada Nicolette toma a demanda y si bien es cierto, hay noches en las que duerme de 11 a 4 a.m, hay varias noches en las que necesita levantarse a tomar varias veces. Al día siguiente,  yo no me puedo ir de largo con el sueño porque tengo otra boquita hambrienta que alimentar y no tiene mucha paciencia. ¿Siestas? La última vez que tomé una fue un día antes que nació Nicolette. ... 8 semanas atrás.

3. Solo tengo 2 brazos.
    Nicolette estuvo con oxígeno por 1 mes ya que vivimos en altura y sus pulmones aún necesitaban ayuda. Por lo tanto, tratar de cargarla y transportarla con su tanque para preparar el desayuno, o levantar  a Naya del piso luego de una caída o tratar de hacer dos cosas en general, ha sido imposible.

4. Mi casa, es más caótica que antes.
   Yo soy Mrs. Clean, necesito tener la casa limpia para no perder la sanidad emocional. Sin embargo,  estas semanas han sido difíciles porque tengo que lidiar con una casa desordenada, pisos llenos de pelo de perro, una cocina con los platos apilados, juguetes y sillitas de bebé por todos lados. Lo que he estado haciendo es pedir a mi esposo extra ayuda, cierro los ojos y respiro porque debo disfrutar de mi caótica bella vida.

5. Naya tiene un "timing " preciso.
    Esto lo he escuchado en otras amigas con sus hijas y si estoy a punto de dar de tomar a la bebé y Naya tiene ganas de ir al baño. O estoy poniendo a la bebe en su cama muy dormida y a Naya le da por cantar fuerte en tono altísimo que termina despertando a la bebé.

6. El hermano menor llora más.
    Porque debe esperar a ser alimentado mientras estoy atendiendo a la mayor, además el llanto de la menor es más lindo que los gritos-de-tono-alto-que-los-perros-puedes-escuchar-de-lejos de mi Naya.

7. Tengo haaaambre.
   No sé si es porque estoy dando de lactar todo el día pero muero de hambre y sed. Lo malo es que siento que estoy engordando y no como dicen los mitos de la lactancia que debería bajar y recuperar mi peso luego de dar a luz #lies

8. Hacer ejercicios
   Al comenzar el año, hice mi plan de ejercicio. No me he rendido aún porque recién vamos unos días desde que comenzó mi año pero mi tiempo y mis energías son limitadas y estoy buscando segundos para estirar mis músculos, hacer un par de pesas e inscribirme a clases en el gimnasio (que me cuesten) y estos días debo ver a una nutricionista para aprender a comer mejor.

9. Naya me necesita
    He comenzado a sentir que mi Naya me necesita más que antes. Puedo ver sus ojitos tristes mirándome mientras doy de lactar a Nicolette, me ha comenzado a pedir que le dé su biberón con leche y que tome su mano antes de dormir.
Eso me rompe el corazón y hasta he llorado pensando en su carita triste y como madre me encantaría tener el súper poder de duplicarme para darle la atención que solía darle, y estoy en el proceso  de enseñarle que mi amor hacia ella no ha cambiado y que mami ahora necesita atender a dos, tres con daddy, cuatro con el perro jajaja.

 Mi familia estuvo  por fiestas con nosotros y ahora que estoy con las dos sola todo el día,  siento que he aprendido a tener más paciencia, a usar mi mejor voz para enseñar y corregir.
Pero hay días en los que termino muy agotada que no se si sobreviviré a esta nueva etapa como madre... y mi esposo ya está pensando en un tercer hijo esta-loco.


Un beso hermosas! Hasta la próxima.