Confesiones de una Panzona - Parte 2

Hola hermosas, esta semana les quiero compartir la segunda parte de mi confesión como pancita a pocas semanas o días de dar a luz.

Las emociones no me caben en el cuerpo. Todas las noches  cuando me echo a dormir, no puedo dejar de pensar en todo lo que se viene. Hasta he comenzado a despertar en medio de la noche y estoy por lo menos una hora buscando que hacer.

Pero vayamos al grano, hay un par de cositas mas que me vienen atormentando estos días. Yo, vivo lejos de mi familia y amigos, eso hace que muchas veces me sienta sola y no tenga a quien ir a desahogarme.  Criar es definitivamente un reto en todo aspecto porque tienes que averiguar muchas cosas sola y en pareja; hemos tenido que aprender a buscar tiempo para relajarnos como individuos y como pareja para poder sobrellevar esta aventura de la paternidad con alegría.

Pero siento que es muy importante tener una "villa" cerca de ti. Permite que puedas sobrellevar mejor el cansacio y el estrés.  Tener familia u otras mamis que están en la mismas que tu, yo creo que hace mucho bien. Por eso a veces me dan ganas de regresar al Perú para poder albergarme en mi villa, pero nuestra realidad es otra y de acá no nos movemos por un buen tiempo. 

Con dos nenas, muchas mamis me dicen que va a ser muy difícil y algunas hasta dicen que dejas de tener vida. Eso hace que me tiemblen las piernas!
Hace que me pregunte, ¿Voy a poder darles la misma dedicación?  ¿voy a poder sobrevivir? Mi esposo es un padre genial pero también es quien trabaja fuera de casa y cuando el no esta, soy yo contra el mundo, sin mami o mis amigas que puedan venir a socorrerme cuando las necesito.

Desde ya, no estoy trabajando y definitivamente estas semanas he estado disfrutando a Naya al máximo. Pero al mismo tiempo estoy sintiendo que estos días bellos van a acabarse, no tienen idea lo que siento al estar con ella "conversando" y riendo de cosas simples de la vida. Me da tanta tristeza de tan solo pensar que no podre dedicarme a ella como lo hago ahora.

Definitivamente, me va a tocar ser mas creativa. Voy a tener que sacrificar otras cosas para poder ser una buena madre y esposa. Voy a tener que encontrar tiempo para salir de casa con Naya a tener una cita de madre e hija y con mi esposito para que nuestra relación de pareja no se apague o se vuelva demasiado convencional. A mi me encantan las aventuras, las sorpresas, el romance y vamos a tener que aprender a acoplar el tiempo que tenemos para poder hacer esto posible.

Yo se que lloraré  como lo he hecho con mi Sina. Puede que me sienta extra emocional en estos momentos y hasta suene dramático todo lo que escribo. Pero ya estoy con 38 semanas de embarazo y se que en cualquier momento mi Little K nace y la nueva aventura comienza.

Gracias por leerme mamis, me encanta poder derramar mi corazón y saber que ustedes me "escuchan" por este medio, por eso me dedico con amor al Blog.

Hasta la próxima!