En la vida de una mamá hay días... y días!



En la vida de una mamá hay días y días!!...de un tiempo a esta parte estoy teniendo los más complicados en lo que a completar la lista de cosas por hacer se refiere, algunos días casi llego y otros ni por asomo completo. Amo ser mamá, pero es difícil llegar a todo, y últimamente lo estoy experimentando en su máxima expresión; amo ser mamá pero me canso y 24 horas en el día no son suficientes, es muy poco para todo lo que hay que hacer; amo ser mamá pero también tengo proyectos incompletos, tengo anhelos, tengo planes, tengo sueños para mí y para mi familia; amo ser mamá, pero también tengo apilados los platos en el caño, ropa que poner en la lavadora, compras por hacer, comida por cocinar; amo ser mamá y amo a mi esposo con el que quisiera poder salir más seguido, ya hemos olvidado lo que es tener vacaciones; amo ser mamá y a mi pequeña hija con la que quiero disfrutar más tiempo juntas y no sólo ser espectadora de sus juegos... amo ser mamá y trato.

Muchas de nosotras las mamás desde que abrimos los ojos en la mañana ya estamos corriendo, revisando nuestra lista mental y así seguiremos en el día y quisiéramos hacer todo y al final pareciera que no terminamos ni una ni otra cosa.  En mi caso, siento como si me lanzaran pelotas una tras otra y dos manos no son suficientes para atraparlas todas y es que no soy una persona que pueda hacer varias cosas a la vez, no soy del tipo multitasking. Que no daría porque el día tuviera 48 horas en vez de solo 24, que no daría por tener 4 manos en vez de solo dos, mi mente no descansa. Recuerdo haber escrito unos tips para ayudarnos con este tema, que aunque sí me son de ayuda, siendo realistas hay días que funcionan y otros que no tanto pues siempre hay imprevistos y hasta las tareas más sencillas como cambiarle la ropa a mi hija o hacer que coma pueden tomar más tiempo de lo estimado, entre súplicas, mantenerla sentada en la mesa o que se deje cambiar la ropa,  pues allí se me fue la hora.

No es fácil, lo sabemos, y si alguien ha encontrado la fórmula perfecta para conciliar todas las áreas de la vida de una mujer que es mamá, lo más probable es que no sea mamá o yo pensaría que no es muy honesta, pues la realidad es, a mi parecer, como dice el pediatra y autor de libros de Crianza con Apego, Carlos González: “La "conciliación de la vida familiar y laboral" no existe. Sencillamente, mientras estás haciendo una cosa no estás haciendo la otra. Y por tanto la famosa "conciliación" a fin de cuentas se reduce a "Elige: familia o trabajo.” Entonces aunque pareciera que no hay esperanza también creo que no todo está perdido, qué haremos? lamentarnos?, quejarnos? asumir un papel de víctima y dejarnos llevar por el pesimismo?. Bueno yo he decidido que no, ya no, no al auto bullying, sólo me hace perder más tiempo. Aunque no sea fácil, no pensemos que esto signifique que hemos fallado, no necesariamente es así.

No hemos fallado si nos va mal con la organización, bien podemos crear nuevos hábitos de a pocos, menos tiempo en el celular puede hacer una gran diferencia, trabajemos en eso.

No hemos fallado si no terminamos todo la lista de pendientes del día si hicimos lo mejor que pudimos, eso es mucho mejor que no haberlo intentando.

No fallamos si nos tomamos un poco de tiempo para nosotras cada tanto, ni tampoco significa que seamos flojas, significa que necesitas recargar tus energías para seguir.

No hemos fallado si se nos olvidó comprar la leche o si tuvimos que cocinar huevo frito con arroz porque se nos hizo tarde, aunque ninguna se atrevería a subir una foto de este platillo gourmet en instagram o si? jaja.

No hemos fallado si dejamos los platos sucios en la noche porque simplemente estábamos muy cansadas y decidimos irnos a dormir, no te juzgo yo lo he hecho.

No hemos fallado si en vez de terminar de limpiar o lo que sea que esté pendiente, le dedicamos tiempo a nuestros hijos, ese es el mejor tiempo invertido y los haremos los niños más felices del mundo.


Y es que estas cosas no definen la mamá que somos, es más creo que es normal, que es real, que suele pasar, no vivamos para demostrar o probar a los demás que somos supermamás, “mírenme yo SI puedo”, yo no puedo, tú tampoco, porque habrán días y días, días buenos y días no tan buenos, donde no llegaremos a todo pero eso es mejor que no intentarlo, lo que a cada uno le funcione y sea lo mejor para su familia está perfecto. Todavía me estoy adaptando a algunos cambios y eso requiere tiempo hasta que encuentre la mejor manera de organizar mi hogar, porque no te puedo decir cómo hacerlo, creo que cada hogar tiene su propia forma y sólo nos queda descubrirlo con esfuerzo. Por lo demás, respira hondo y coge impulso, no somos mejores por ser más fuertes o hacer más, sino por dar lo mejor que podemos. Seamos mamás reales, genuinas, sin poses, valientes y que Dios nos dé fuerzas para cada día.