¿Qué comerá hoy? [Introducción de alimentos sólidos]



Creo que la introducción de sólidos a la alimentación de nuestros hijos es todo un reto para los padres.

De pasar a preguntarnos qué leche darle (en caso sea fórmula) o de estar tan tranquilos con tan solo darle leche materna a demanda...pasamos a pensar en las papillas o en los alimentos enteros (si practicas BLW o Baby Led Weaning).

El punto es que aunque se difiera del método una preocupación es común en todos los padres: y ahora…¿qué le doy de comer?!

Nosotros hemos optado por la lactancia materna exclusiva por 6 meses y complemento a partir de los 6 con el método "Baby led weaning" (o alimentación auto regulada por el niño para los que conocen el término); comenzamos dándole a la princesa frutas blandas enteras, cortadas como si fueran papas fritas para que pueda agarrarlas y así fuimos agregando verduras sancochadas, poco a poco pollo, carnes, etc...




Pero pasó un fenómeno conocido seguro por muchos los que practican este método y es el temor por parte de terceros de que el bebé se atore. Y entonces, durante unos días en casa se prepararon cremas, sopas y purés con la intención de facilitar la ingesta de alimentos de la princesa.

Todo esto con muchísima buena intención de parte de los abuelos que morían por darle de comer a mi gorda y estaban preocupados pues tradicionalmente siempre se les ha dado papillas a los bebés.

No le di la importancia debida al tema y deje que por esos días, se reemplace el método que estábamos llevando a cabo, por lo que se estaba cocinando en casa y que por el frío y otros temas era: sopas calientes y purés.

Resultado: en la consulta de control con su pediatra unos días después, nos señaló que Eva había perdido peso y que la notaba algo anémica.

Nos asustamos. Inmediatamente agregamos a su dieta actual hierro en vitaminas y decidimos acudir a un profesional para que nos oriente sobre el tema.

Sacamos cita con una Nutricionista especializada en BLW y en alimentación para bebés. Martha nos hizo un cuestionario donde detallamos como comía Eva, sus horas, sus siestas, etc. Y luego fuimos todos juntos, padres y abuelos, a una sesión personalizada donde nos explicó muchísimas cosas.

Dentro de todo, nos orientó sobre las cantidades que debía comer la princesa y sobre la cantidad de comidas que debía tener durante el día (5). También nos asesoró sobre que comidas tenían más hierro para poder completar la dieta de Eva que estaba incluyendo muy poco.

Y es que si bien mi hija come muy bien, a veces no pensamos en si lo que está comiendo cumple con todos los requisitos de lo que debería comer en un día: frutas, verduras, carbohidratos, proteínas,...

Entonces esta sesión nos ayudó muchísimo para aprender que alimentos privilegiar sobre otros, además de darle tranquilidad a los abuelos sobre el método usado por nosotros.

Cada niño es distinto y lo que le sobra a unos puede que le falte a otros así que siempre es bueno, si desean hacer este tipo de servicio de consultoría en nutrición, que no usen la dieta aconsejada de otro niño más el suyo.

Sin embargo, a nivel macro lo que nos aconsejó y enseñó Martha con mucha paciencia y claridad fue lo siguiente:

- Lo ideal es proponer agua una hora o media hora antes de cada comida para que no se llene de agua el estómago y no llegue con sed a la mesa a la hora de comer.

- Los caldos pueden darse cuando esté más grande o en todo caso darle los sólidos colados del caldo. Esto con el fin de no llenar de líquido el estómago y dejar espacio para el resto de comida que debe ingerir.

- Ofrecer la carne antes que el resto de elementos en el plato y no dejarla para el final en caso se llene y ya no las coma.

- Privilegiar el hígado de gallina, res, cuy o pato. Ya que el de pollo esta muchas veces lleno de antibióticos que les dan a los animales antes de matarlos.

- Evitar distracciones a la hora de comer y no obligar a comer. Que se siente en la mesa con todos los miembros de la familia para compartir un momento agradable en las comidas.

Espero les sirvan estos tips y si tienen más preguntas no duden en escribirme y yo con mucho gusto les paso los datos de Martha.

Gracias a ella ahora todos estamos más tranquilos sabiendo que le estamos dando todo lo necesario a la princesa en su alimentación. Y sobre todo, hemos podido continuar con el método que elegimos y ahora ya come solita con cubiertos y muy bien sus comidas.




*Nota : para quienes opten por las papillas, no está mal tampoco. Solo como consejo, no licuar la papilla, que tenga igual algo de consistencia para que el bebé aprenda a reconocer texturas.