Peleas entre hermanos


Las peleas entre hermanos son algo que inevitablemente sucede, pero cuando se trata de mellizos pueden llegar a ser muy intensas pues generalmente pasan más tiempo juntos, comparten muchas cosas y  sus etapas de "posesión" llegan a la vez. Claro, hay momentos que se abrazan y disfrutan de jugar juntos, pero también hay muchas situaciones diarias de tensión: mordidas, gritos y jalones de pelos. 

Mis niños tienen casi dos años y están aprendiendo el sentido del "yo”, y al no poder expresar sus necesidades y emociones con palabras, lo que hacen es manifestarse corporalmente y no saben el daño que podrían causar a su hermano, pero eso no quiere decir que lo tengo que pasar por alto, lo que hago es tratar de ser justa y he seguido estos tips que me han ayudado mucho hasta hoy y quizá a ti te sirvan:

1. Les doy un "time-out". Pero más que usarlo como castigo es para emplearlo como una herramienta para que logren calmarse y regresen con mejor humor, explicándoles que entiendo su enfado pero el manotazo le duele a su hermanito(a). Generalmente es uno de mis mellizos el dominante, pero cuando los dos son los que están peleando los pongo en diferentes esquinas, ayuda mucho porque a veces es simplemente que lo que están es aburridos de jugar con el hermano todo el día y lo que necesitan es un descanso. 

2. Tratar de mantener la calma. A veces es difícil, es verdad, pero si nos dejamos llevar por un sentimiento de enojo nos será muy complicado actuar con justicia. Además los niños actúan por imitación así que será perjudicial perder los papeles y que tus niños te vean gritar y ser violenta.
3. No darle “atención” cuando hace algo malo. Poco antes de que mis bebes cumplieran un año, uno de ellos empezó a morder al otro, desde la primera vez que lo hizo no lo dejé pasar y lo tomé con mucha seriedad. Le dije una y otra vez que estuvo mal y abracé y le dí muchos besos a mi otro bebé, al parecer esa atención que tuvo su hermanito bastó para que lo dejara de morder. Ahora a sus 22 meses no se muerden el uno al otro.

4. Salir a respirar. Y como siempre, cuando en un día hay más peleas de lo normal, podría ser porque uno de ellos está empezando a enfermarse o quizá por cosas del orinoco, cuando esto pasa preparo mi cochecito y me voy al parque con ellos si el clima me lo permite.

5. No intervengas mucho. Evitar tomar partido cuando no estamos seguras de lo que ha pasado es una buena opción, incluso cuando sé lo que ha pasado y veo que ellos están solucionando su “problemita” los veo de reojito y dejo que ellos que lo terminen de resolver.

6. Comprarles los mismos juguetes. Los niños pelean por los juguetes, es clásico en los mellizos, así que algunos juguetes son necesarios repetirlos como por ejemplo unos carritos para que se paseen por toda la casa. Pero es importante también comprarles juguetes distintos para que aprendan a compartir.

Cuando estés agobiada de lo tanto que pelean tus hijos recuerda que todas estas peleas son parte de aprender a ser una buena persona y manejar conflictos, pero CÓMO nuestros niños podrían desarrollar un fuerte sentido de justicia y empatía es de algún modo CÓMO nosotros los padres manejemos la situación. Si eres una madre de múltiples tienes que tener presente que nuestros hijos pasan las mismas fases madurativas simultáneamente y la fase de "posesión" es una de las más difíciles, entenderlo nos hará esta situación más llevadera. 

Mucha suerte mamis y mucha paciencia.