DIY. El cofre de los tesoros


Actividades indoor. Cómo crear un juego super simple para disfrutar en casa con chiquitines desde los 5 meses hasta el año y medio. No necesitamos comprar nada nuevo, solo empezar a mirar con sorpresa los objetos que nos rodean. ¡Eso es todo!

¿Cuántas veces les pasó que le regalaron un juguete nuevo a su bebé y él se divirtió más con la caja que con el bendito juguete? A nosotros en casa se nos hace muy típica esa historia.  Los bebés son tan sabios que no necesitan grandes cosas para pasarla bien. Un cepillo de dientes, una cuchara, un llavero… un pañuelo, una conchita o un corcho pueden convertirse en verdaderos tesoros que les permitirán explorar y descubrir diferentes texturas, sonidos y formas. ¡Sus carita de sorpresa y atención lo son todo!

La idea de armar un cofre de los tesoros es muy sencilla: solo necesitas recolectar y poner en una canasta o contenedor unos 30 objetos que estén a tu alrededor o en la naturaleza y con los que el bebé no esté demasiado familiarizado. La gracia es que uno por uno,  él los vaya sacando, mirando, tocando, chupando, tirando, golpeando…  También puede ser una opción super creativa para regalar. El secreto está en elegir objetos  que realmente sean novedosos para el chiquitín. Para mantener su curiosidad en los tesoros, puedes dárselo solo un par de veces a la semana y cada tanto le vas añadiendo algunas sorpresas.

Este juego es ideal desde que el bebé ya sabe sentarse por su cuenta, más o menos a los  5 meses. Y les seguirá pareciendo divertido hasta los dos años. La diferencia está en que el bebé más pequeño disfrutará sentadito, tocando, sacando y tirando los objetos del cofre, mientras que el bebé que camina, buscará también sentirse el rey del espacio y querrá desplazarse de un lugar a otro llevando consigo el objeto del cofre, preguntándose qué puede hacer con eso. Así que para entonces puedes incluir más canastas  en el piso y agrupar objetos con iguales características: la canasta de objetos circulares, la que tiene cosas de un mismo color, la otra  con sorpresas de un mismo material y así…

Esta porpuesta de juego o actividad de los tesoros se conoce entre los educadores como “juego heurístico”, en alusión al grito  ¡EUREKA! que soltó Arquímedes en pleno descubrimiento matemático. Precisamente este juego heurístico, ideado por la profesora y psiquiatra Elinor Goldschmied, lo que busca es darle herramientas al pequeño para que él descubra por su propia cuenta las cosas.  Aquí algunas ideas de “tesoros” que los bebé pueden descubrir:  conchas marinas, esponjas, pinzas de tender la ropa, ruleros, pelotas de ping pong, cadenas, telas, pompones de lana, bloques de madera, peines, estuches,  conos de cartón del papel higiénico, tapas de metal, cintas, frascos, cucharones, ollas, hojas, cajitas,  cañitas, cajas, aros… En mi cuenta de pinterest he seleccionado varias otras opciones: https://www.pinterest.com/anapdurand/canastas-de-tesoros/  



¡Espero que su bebé  disfrute este juego tanto como lo hace mi Amadeo!


Links con ideas para armar un cofre de los tesoros