Crianza con apego estilo petit



Este post les quiero compartir cómo Mamá Petit lleva una crianza con apego en su familia:
Cuando uno decide tener una crianza con apego, toda la familia debe estar de acuerdo, deben saber de qué se trata y deben de valorarlo igual.

Llevar una crianza con apego significa que todas las personas que conforman esa familia estén 100% presentes. Con esto quiero decir que los papás y mamás estén involucrados de la misma manera en todas las actividades y etapas de crecimiento y descubrimiento de sus hijos. 

Crianza es la manera en cómo velas por tu hijo emocionalmente, físicamente, educativamente, etc. Es la manera en cómo los diriges, como les enseñas y como los tratas.

Apego significa inclinación hacia alguien. Entonces, cuando hablamos de crianza con apego, significa que tus hijos tienen una inclinación por estar contigo (mamá y papá). Les gusta estar con sus padres. ¿Esto será como decir mamitis, papitis? pues si lo quieren poner en palabras, sí. Pero no es con una entonación negativa; pues que un bebé o un niño quieran estar con sus padres es lo más natural que puede existir. 




Les cuento que yo no supe que haría una crianza con apego hasta el momento en que Iker nació y empecé, sin querer, a practicar el colecho y así empezar a tener una lactancia exclusiva. Fue ahí, que empecé a leer sobre ese tipo de crianza y todo lo que significaba. 

Ahí me di cuenta que una crianza con apego no significa solamente hacer cohecho, porteo, lactancia... va mas allá de eso. Es una filosofía de vida que empiezas a llevar no solo con tu bebé sino también con tu pareja y por ende, con tu familia. 

Aprendí que en este tipo de crianza uno como papá, debe respetar lo que su hijo desea, quiere, piensa, pide. Uno también debe estar muy consiente de estar con la cabeza en el presente para poder identificar todo lo que tu bebé necesita y poder brindárselo. Por eso, el cohecho te facilita la lactancia por ejemplo. Si tu bebé se despierta en la noche porque te necesita, porque tiene hambre o porque tiene frío y te encuentra cerca, se volverá a dormir más rápido y más tranquilo. Así como ese ejemplo, hay muchos en el que la crianza con apego te ayuda a poder estar más cerca a tu bebé para apoyarlo, ayudarlo y hacer que sienta que tú estas ahí para él. 

Una cosa muy importante es la de respetar sus etapas. Aquí les voy a dar dos ejemplos de los que yo hago que considero que representa muy claro lo que es respetar lo que ellos quieren y ser solamente su apoyo:

1. Iker está aprendiendo a caminar. Realmente el ya podría soltarse y caminar solo muy bien porque cuando él no se da cuenta y confía, lo hace! PERO el siempre me busca la mano para que lo agarre y camine. Yo respeto su decisión y le doy mi mano cuando él me la pide y lo ayudo a caminar. A veces le digo para intentar que camine solo pero cuando él no quiere, no lo obligo y hacemos cómo él prefiere.
2. Con la alimentación. Mucho dicen que ya a los 13 meses deben estar comiendo TODO y deben comer MÁS y MÁS... pero yo les pregunto, ¿nosotros sabemos cuánto ellos quieren comer? ¿¿¿sabemos cuándo tienen hambre o cuándo ya están full??? pues no. Los único que saben eso son ellos y hay que respetar. En nuestro caso, cuando estamos desayunando o almorzando o cenando, dejamos que Iker sea el que decide cuando ya no quiere comer. Si comió solo 1 pedazo de pollo y no los 3 que esperábamos... no nos molestamos; simplemente lo aceptamos y le seguimos ofreciendo, durante el día toda la comida que hay para él. 

Los bebés necesitan saber que cuentan con nosotros para crecer y para expresarse. Si por ejemplo tu hijo se cae y se pone a llorar y tu le dices: "No pasó nada... shh shh shh" ¿Qué crees que le estás haciendo entender a tu hijo? 
a) Que realmente no pasó nada. Que no se cayó.
b) Que por gusto está llorando. Que no es algo importante.
c) Que sus sentimientos no son importantes.
Pues no es justo para ellos que sus padres lo callen cuando realmente si se cayó y realmente si le dolió. Nosotros tenemos que ser su apoyo y ayudarlos y conversar con ellos sobre lo que están sintiendo. Desde lo más chiquititos que son, ellos nos entienden. Y frases como la que puse de ejemplo, tienen repercusión más adelante en la personalidad y seguridad de nuestros hijos. 

Debemos ser sensibles a las necesidades de nuestros hijos. Cuando son bebés, la única forma que tienen de comunicarnos algo es llorando, gritando porque aún no hablan. Entonces, debemos ponernos a su altura y comprenderlos. Calmarlos, entenderlos, escucharlos. Cuando van creciendo y ya se puede conversar, también debemos ponernos a su altura. No por ser padres debemos hablarles desde arriba porque eso no es respeto, eso no es amor. Eso solo demuestra autoridad y la autoridad muchas veces te dirige al miedo y luego... a la falta de comunicación. Entonces, como resumen de esta parte, yo les diría que ser sensibles y tener una crianza involucrada, te lleva a tener un vínculo lleno de amor en el que comunicarse y comprenderse es más fácil para todos. 

Entonces, como conclusión, cuando escuchas la primera crítica.... sabes que estás yendo por buen camino porque por mas que duela, te reafirma que estás haciendo lo correcto.
Cuando explicas lo que es, cuando compartes tu experiencia, cuando enseñas lo que es el apego y lo bueno que le hace a tu familia;  reafirmas que es la mejor decisión que has hecho.


Así que, adelante papis! saquen pecho por todo lo que hacen por sus hijos y por su familia.