Cómo la maternidad me ha preparado para la vida militar



Cuidar a mis mellizos full time 21 meses me ha dado una serie de habilidades que ahora, que estoy a un mes de empezar mi entrenamiento como miembro del ejército, me servirá para poder pasarlo con honores, pues ya me he vuelto especialista en algunas disciplinas; aquí te menciono algunas:

  1. Visión nocturna. Al cambiar mi vida al tener a mis bebés y despertarme en las madrugadas, aprendí que no debía prender la luz de la habitación para cambiar pañales, que solo era necesario la luz tenue de una lámpara, y luego me di cuenta que lo podía hacer con la luz del pasadizo y hasta llegar hacer todo con un medio ojo abierto.
  2. Desarrollo del olfato. Detectar a millas de distancia cuándo el bebé se ha hecho la caquita, y encima a diferenciarla de un simple pedito, sé que no es sólo cosa mía. Pero en mi caso, saber reconocer cuál de los dos hizo pedito y cuál caquita yo creo que me da un plus adicional en cuánto ésta habilidad.
  3. Oído agudo. Vamos que una madre por más cansada que esté siempre escuchará a su bebé, así durmiera en la misma habitación o escucharlo en el walkie talkie, una madre de despierta ya sea por el ruido que el bebé hace entre sus sueños hasta el sonido de sus mocos cayendo al piso. Habilidad que definitivamente el papá mellicero está a años luz de su servidora.
  4. Destreza al utilizar armamento. Después de haber lidiado con el letal y poderoso "Lego" yo creo que ninguna otra arma es imposible de manejar.
  5. Métodos de supervivencia. Lugares dónde encontrar comida es la especialidad de una madre. Y en el caso de tener que buscarla en una casa abandonada yo iría directamente a una que haya sido habitada por niños y además de ir a la cocina  voy directamente al cuarto de juguetes. Claro que no será necesariamente exquisito al paladar pero al menos me salvará de morir por inanición. Y por si acaso iría también a los cajones de las mesas de noche del cuarto principal en busca de algo de glucosa –pues como en la mía podría tener algunas óreos, chipsahoy, y parecidos.
  6. Tiempo de Vigilia. Este es uno de mis puntos con más experiencia. Y en el caso de tener que hacer una de estas pruebas definitivamente me darán el galardón a la que más días puede quedarse sin dormir, y si estaría cerca el enemigo pues muy simple, no tomo café y me convierto en una zombie y ni te cuento que pobre del que este cerca a mi.
  7. Construir una base secreta. Pues especializada ya a causa de mis berrinches maternales, he perfeccionado la técnica de estar en algún lugar seguro de la casa un periodo prudente para asegurarme que lo peor a pasado.
  8. Encontrar lugares potenciales para esconderse. En nuestra #vidademadres nos hemos especializado en encontrar sitios estratégicos cuando llegamos a un nuevo lugar, estudiamos el terreno y evaluamos los posibles puntos donde podamos ocultarnos además de tener una visión estratégica del enemigo.
  9. Reflejos extraordinarios. Díganme que madre no ha llegado en el momento exacto a quitar el dedo del enchufe o a evitar esa caída de nuestro bebé. Si, así somos, reaccionamos rápido incluso si no hemos pegado el ojo en todo la noche.Ya les contaré cómo me fue en esta nueva faceta de mi vida, si será más difícil o no que ser una mamá full time no lo puedo asegurar pero lo que si les puedo decir que el pensamiento de que estaré alejada de mis bebes es mi debilidad. Un beso a todas y espero que hayan disfrutado leer este post como me fue escribirlo.