3 Semanas de Horror e Insomnio


Por ser verano, hemos estado viajando y haciendo diferentes cosas a nuestra rutina por lo tanto los hábitos de sueño de #Sinababy Naya han cambiado.

Cuando fuimos a Perú , ella dormía conmigo y cuando regresamos ella quería comenzar sus noches en nuestra cama y una vez que se quedaba dormida mi esposo la llevaba a su cama.

Al inicio yo seguía cansada del viaje y de las cosas que seguíamos haciendo en Colorado y yo estaba bien con esta idea porque ella se quedaba dormida rapidísimo y nosotros llegábamos a dormir horas decentes.

Hasta que nos dimos cuenta que no falta mucho que Little K n.2 llega en tan solo 2 meses  y Naya no va a poder hacer esto porque tampoco va a poder descansar con una bebé que se levanta cada 3 horas. Así que decidimos enseñarla a dormir en su cama y es ahí donde la pesadilla comenzó.

Al inicio todo era llanto, pero no el que pasa luego de los 15 minutos, podría durar toda la noche. Realmente odiaba estar en su cuna, tratamos de hacerle una rutina como lo habíamos hecho antes pero nada parecía quitarle la angustia de saber que era hora de dormir. Usamos música, leíamos un libro, yo le cantaba y tomaba de la mano hasta que se quedara dormida pero una vez que se daba cuenta que ya no estaba en su habitación, se ponía a llorar otra vez. 

Hasta las siestas en la tarde eran horrorosas. Aún si me sentaba en la silla a lado de su cuna, ella gritaba todo el tiempo. Una tarde no podía mas con el estrés que me fui y la dejé llorando y de pronto ella ya no lloraba mas y cuando regresé a la habitación la encontré sentada en la mecedora. Me asusté muchísimo porque pudo haberse caído y hecho daño. 

Hasta que ese día se me prendió el foquito y le puse el colchón en el piso y SANTO REMEDIO, ella se echó sólita, se tapó con su mantita y se quedó dormida mientras la veía admirada. Fue entonces que le dije a mi esposo "Tenemos que quitar la reja de su cuna". Ella estaba pidiendo un poco mas de libertad y nosotros no estábamos entendiendo el mensaje.

Mi esposo le quitó la reja esa noche y así fue como comenzaron las 3 semanas de insomnio. 

Primera Semana: Comenzamos una nueva rutina
Ponerse la pijama, lavarse la cara y dientes, leer un cuento y luego sentarme a lado de ella en silencio hasta que se quede dormida. Todavia estaba muy alerta y si escuchaba que caminaba fuera de la habitación se ponía a llorar.
Esa semana, se despertó varias veces en la noche y nos hemos tenido que turnar con mi esposo para ir a darle un abrazo hasta que se vuelva a quedar dormida. 

Segunda Semana: 
La rutina continúa y hemos comenzado a hacerla mas temprano. Naya sigue quejándose cuando le decimos que ya es hora de prepararnos para dormir y nos quiere hacer la "jugadita" para que tenga mas tiempo con nosotros. Pero sabemos que tenemos que ser consistentes o esto no va a funcionar.

Ahora, hemos repartido las responsabilidades. Nate la prepara y cuenta el cuento y yo luego me voy a sentarme en la mecedora hasta que ella se duerma. 

Esta semana, cuando me levanto y comienzo a irme, tengo que tener una excusa porque ella se despierta y me dice que no me vaya y que me vuelva a sentar. Entonces le digo "estoy yendo al baño" o "me voy a poner la pijama y vuelvo" y realmente regreso a verla y todas estas noches, ya la he encontrado dormida y sólo le doy un beso y me voy diciendo "te amo Naya".

Que tengan una linda semana!

Tercera semana: Es un mundo diferente, una hija diferente.
Ahora se sube a su cama sola para escuchar el cuento, sonríe mas cuando la arropamos para que se duerma. Aún me sigo quedando cono ella y ahora hemos comenzado a cantar las canciones de Frozen antes de dormir y luego le digo que es la última, después mamá se va a quedar un ratito y luego me voy a ir a dormir en mi habitación y ella esta tranquila con esa decisión.

Otra cosa que he hecho es dejar un poco de perfume en su habitación para que pueda sentir mi aroma mientras duerme (ella sabe que yo me echo perfume antes de dormir)

Esta semana, ella ha descubierto que si se despierta en medio de la noche, tiene la opción de venir a visitarnos. Le parece divertidísimo caminar por la casa en medio de la noche y aparecer en nuestra puerta. Hasta han habido mañanas en las que se ha despertado antes que yo y ha ido directamente a jugar en la sala y la encuentro sentada tranquila con sus libros o juguetes. 

Sinceramente, esta vez hemos invertido mucho mas tiempo para poder crear un nuevo hábito en nuestra pequeña. Han habido días en los que me han dado ganas de rendirme y traerla a mi cama para poder dormir mas, pero a la larga con otro recién nacido, siento que nos va a afectar no dormir en absoluto y no podremos tener las fuerzas de criarlas a las dos con el amor y la paciencia que se merecen. 

Lo lindo es ver los resultados. Naya esta durmiendo sus 10 horas otra vez (si, ella tiene los genes dormilones de sus padres), se despierta mas feliz y nosotros definitivamente estamos durmiendo mas horas.
No estoy diciendo que este proceso ha terminado porque ella aún quiere dormir con nosotros, se despierta a veces en medio de la noche a llorar o hasta a veces se despierta en la mañana decepcionada porque no esta en nuestra cama. Pero poco a poco se esta acostumbrando a la idea de dormir en su camita con su mantita, es parte de esta nueva etapa de independencia que nos esta haciendo notar estos días. 

Cuántas mamis pasando por lo mismo? que otras cosas has intentado? 

Espero que mi experiencia les pueda servir como pequeña ayuda y apoyo porque no estamos solas en este viaje por la maternidad.

Que tengan una linda semana!