10 hechos que las mamás de dos entendemos



Como mamá de uno creía saber lo que me esperaba para cuando llegara mi segundo bebé, equivocada estaba! Ahora ya me dí cuenta de algunas cosas que nos suelen suceder a las mamás de dos o más y que les quiero compartir para que se sientan identificadas y nos riamos juntas! Comencémos:

1. Siempre se van a pelear. Los dos van a querer lo mismo al mismo tiempo, simplemente por que están cogiendo los juguetes del otro, o porque se acordaron lo del otro día, o porque pasaban por ahí, en fin las peleas son parte del menú diario.  #mamádeárbitro #nosepega #nosearaña 

2. No siempre el hermano mayor es el culpable, los más chiquitos también atacan. Desde que aprenden a defenderse los más chiquitos se las traen, desde peñizcones hasta mordidas, todo vale para hacerse respetar o para molestar? #lossegundoslleganreloaded

3. Cuando uno quiere leche, el otro lo pedirá a las 3, 2, 1! Y estarás metida en el medio de los dos, tratando de que tomen simultáneamente y sin peñizcarse en el proceso. Alerta, muchas veces acabarás torcida.

4. Sí se puede cargar más de 20 kilos subiendo o bajando escaleras. Porque si llevas a uno, (a veces) el mayor pitea y pues si ese día hay fuerzas, porque no?  Las pausas están permitidas. #pobremiespalda

5. Las lesiones de mamá #onduty se multiplican, y yo que pensaba ya llega mi mujercita, la dulce y delicada.... entre el caballito con giro y salto mortal de Lukas y las mordidas de #BabyNina no veo que el escenario haya cambiado. Por el contrario me voy convirtiendo en la mujer de acero!

6. El albúm o el diario como el que tiene tu primer hijo con todo documentado, está aún en tu lista de pendientes de este o del próximo año. No creas que no los queremos igual, simplemente entendemos que hay que ahorrar con el afán y le damos más valor a otras cosas como aprovechar al máximo su tiempo de bebé. Lo que me lleva al siguiente punto.

7. Disfrutas más. Mientras con tu primer hijo estabas conociendo tu nuevo yo y tu nuevo bebé. El miedo que tenías en tu cuerpo estaba a su máximo, el amor te sobrepasaba y pues lo viviste lo mejor que pudiste y seguramente lo hiciste más que bien. Pero con tu segundo hijo ya no hay tanto miedo, ya sabes cómo va la cosa y te enfocas en lo que te hubiera gustado disfrutar más de tu primer hijo. 

8. Ya no te asustas tanto. Mientras que con tu primer hijo corrías a llamar al pediatra con cada tosecita o porque ese día hizo popo naranja y no verde. Ahora ya esperas un poco, reconoces mejor los síntomas #laexperiencialoestodo y no enloqueces tan rápido #peroigualenloqueces. #shhhh

9. Si el juguete que pensabas heredarle a tu hijo menor (de su hermano mayor) aún está en los recuerdos de tu hijo mayor, pues no será heredado, bajo ninguna circunstancia, necesitas uno nuevo. 

10. Un baño grupal no es tan buena idea, si tú crees que darte un baño con tus pequeños es lindo, como yo. Pues pasarás como 30 minutos casi calata terminando de bañarlos, cambiarlos y darles la leche (porque después del baño quieren leche) y recién podrás correr a ponerte algo encima y sacarte la toalla del pelo. Esto no es como se ve en el Pinterest, a menos que tu esposo te asista, mejor bañalos a los dos solitos o sigue como yo de masoquista siempre en las mismas #meencantabañarmeconellos.

Y me olvide de algunas? seguro que sí! Pero así como esas cosas divertidas nos suceden, los mimos dobles que nos llegan nos recompensan por todo, y nos muestran como el amor hacia ellos es infinito!

Happy Blogging!