¡Sobreviví al primer año!


Wow! se pasó un año... un año de ser mamá, de tener un bebé, de tener una familia y lo único que puedo pensar es que "Sobreviví al primer año!!!!" 
Ha sido un año en el que he aprendido mas cosas que en el colegio y en la universidad.
Ha sido un año lleno de emociones, de momentos, de aventuras, de aprendizajes, de lecciones...
Ha sido un año lleno de gratitud, de amor y de unión. 
Ha sido un año de locos! donde he perdido la cabeza, los papeles y donde también he aprendido a cerrar los ojos y controlar muchas de esas emociones que nunca antes las había sentido. 

Si les dijera que este primer año ha sido solamente de color rosa, les estaría mintiendo. La maternidad es hermosa pero también es muy difícil.
Si sucedió en el momento en el que lo estábamos planificando o si sucedió cuando estabamos solas sin una pareja a nuestro costado. Si sucedió cuando ya estábamos por tirar la toalla o si sucedió cuando recién estábamos empezando una nueva relación. Cualquiera de los casos, la maternidad es hermosa y nos hará feliz pero también nos hará pasar por momentos que solamente la maternidad nos los da. 
Si les dijera que este primer año, mi vida ha sido un subi-baja, les estoy diciendo la verdad jaja. Creo que no hay mejor forma para describir la vida de una madre/padre. Los momentos felices son muy felices y los momentos oscuros también son muy oscuros. Sucede también, que lo que más leemos es sobre los momentos gloriosos y felices que pasan todas las madres, pero casi nadie te menciona la parte en la que pierdes el control, en la que quieres llorar de frustración, en la que no sabes qué quiere tu bebé y te sientes muy mal o en esos momentos en los que extrañas mucho tu soledad y sabes que no la vas a tener por mucho tiempo. 
Si les dijera que este primer año recién he asimilado que tengo a una personita que depende completamente de mi, les estoy diciendo la verdad. Quizás ustedes se pregúnten cómo es eso posible, pero les digo que las cosas pasan tan, pero tan rápido que a veces uno necesita un STOP para darse cuenta de todo lo que uno está recorriendo y de todo lo que uno ha alcanzado. Esa gran responsabilidad de tener un bebé, de cuidarlo, de criarlo, de amarlo, de protegerlo y de todo... es inmenso y es agotador; sobretodo, el primer año. ¡Por eso les digo que sobreviví! 
Si les dijera que este primer año es el primer año en el que realmente estoy viviendo casi al 100% mi presente, les estaría diciendo la pura verdad. Pues con Iker, un bebé de ahora 12 meses, todo lo que es mi día a día es lo que mi bebé necesita. A veces no hay planificaciones porque todo puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos. Iker tiene toda mi atención lo cual puede ser a veces muy cansador, muy frustrante pero también muy enriquecedor. Para mi, para mi alma y para mi ser (como mamá y como Stephanie).
Si les dijera que ya tengo todo preparado para celebrar el primer cumpleaños de mi puku puku, les estaría mintiendo. Jajaja no es que sea una mala madre y no me voy a sentir mal por no tener nada planificado. Simplemente quiero también disfrutar el hecho de que lo logré! Cerramos el primer año y si... le voy a celebrar su cumple! será hermoso pero también me celebraré a mi. Este primer año se debe celebrar a lo grande porque todos hemos logrado y alcanzado muuuuuchas cosas nuevas y buenas.Ser madres por primera vez es un gran reto y eso se debe celebrar: Porque no es fácil haber logrado un balance en nuestras vidas, porque no es fácil perder el control y luego recuperarlo al instante, porque no es fácil cuidarte sabiendo que primero tienes que cuidar a otra personita que te necesita aún más. Y por muchos mas motivos que cada madre y padre tienen y que deben celebrarlo y sentirse felices de que todo lo que han hecho, lo han hecho bien y han logrado que su bebé que a partir de ahora ya empieza a ser un niño, está lleno de amor para seguir creciendo.
Celebremos juntos que hemos sobrevivido este primer año y que estamos más preparados y fuertes para continuar.