Organicé el cumple de mi hija y sobreviví...


¿Se acuerdan cómo eran las fiestas infantiles cuando éramos niños? Todo era mucho más sencillo, unos cuantos globos, muchas golosinas, chizitos, gaseosa, etc, invitabas a la familia, los primos y amigos más cercanos para jugar y si tus padres podían, contrataban al payasito o te compraban la piñata y ya... Pues ahora las cosas son taaan diferentes, y de hecho mucho más elaboradas, decoraciones personalizadas y relindas!! (eso no se puede negar), shows increíbles, juegos inflables y hasta carrozas jaladas por caballos (¡en serio!), es decir, toda una parafernalia que te preguntas ¿qué pasó? y te das cuenta de cómo han cambiado las cosas. Y una vez que te conviertes en mamá y se acercan los cumpleaños de los hijos te das cuenta que ahora te toca a ti, que tienes que ir viendo la organización, que ya has visto y asistido a suficientes fiestitas que a la verdad parecieran requerir una planificación digna de un matrimonio o quinceañero, y toda este ambiente mágico te envuelve y lo quieres todo o casi todo!! Pero antes de dejarnos llevar por la emoción, tenemos que sentarnos a sopesar lo que en cada caso es mejor y más conveniente, los pros y los contras, la economía del hogar y lo que es más importante, que el cumpleañero lo disfrute.  



Tomando en cuenta esto, en el caso de mi hija para sus primeros cumpleaños le organizamos una reunión familiar, con una decoración simpática, y ella feliz jugando y es que somos de la idea que cuando son bebés,  ellos ni enterados, ni se dan cuenta de nada, al contrario hemos visto cómo algunos se fastidian o se asustan al ver mucha gente y ruido. Luego cuando nuestra hija entró al nido, le realizamos el cumple en su salón de clases con sus compañeritos y luego en la casa con la familia, ella refeliz. Pero este año habíamos decidido hacerle una fiesta de cumpleaños más elaborada, después de todo era su cumple n°5 !!, queríamos que tenga un recuerdo lindo de ese día especial, la decoración la quería hacer yo y es que me encanta!, nos fuimos hasta el mercado central (2 veces), le compramos el vestido de Anna de Frozen (el tema de la fiesta), yo hice los cupcakes, pintamos la casa, osea, una locura, pero no nos arrepentimos para nada y valió mucho la pena y el esfuerzo. En principio no sabíamos en la que nos metíamos, pues déjenme decirles que organizar una fiesta de cumpleaños uno mismo es todo un tema. Así que esta experiencia me ha dejado algunos tips que les quiero compartir si se piensan embarcar en esta aventura:

  • Lista de invitados, al principio pensábamos en un promedio de 20 niños, entre primos, hijos de amigos y algunos del nido, pero eso dejaba fuera a otros, y no queríamos dejar de invitarlos así que decidimos invitar más niños y al final nos dio alivio haberlo hecho pues faltaron varios y hubiera sido una pena que al final no hubieran suficientes amiguitos y mi hija se ponga triste y me pregunte: ¿mamá dónde están los niños? se imaginan?. Esto puede pasar así que soy de la idea de mandar suficientes invitaciones, pues no hay fiesta infantil si no hay niños!!

  • Planificar con anticipación, esto es importante pues sin que te des cuenta los días van pasando y el tiempo te puede ganar. Eso fue lo que nos pasó pues nos atrasamos debido a que Ana Paula se enfermó y además se nos ocurrió pintar la casa, ya que la fiesta la íbamos a hacer allí, y los dibujos y stickers con los que mi hijita había decorado las paredes de la casa sus primeros años no se veían, digamos, tan “nice”. También hay que tomar en cuenta que hay que separar show, proveedores y muchos de ellos los tienes que contratar mínimo con un mes de anticipación. Ah! y haz una lista de todo lo necesario para que no se te pase nada.

  • Busca ayuda y no te pierdas la fiesta, yo aconsejaría que para ese día contraten una persona que sirva a los invitados porque por más pequeña que sea la fiesta, nos las pasamos sirviendo o en la cocina y no con nuestro hijo(a),  así mismo un fotógrafo es una inversión que vale la pena y al final tendrán unas lindas fotos de recuerdo.

  • Menos es más, simplificar un poco las cosas nos hará la vida más fácil, pues a veces nos puede dar por añadir más cosas “divertidas” a la fiesta o más de esto o de aquello, pero sin pensar que de repente al cumpleañero no le gusten o no le llame la atención. Me pasó que  preparé unas manualidades para los niños pero al final ellos ni caso, sólo querían correr y jugar jaja. De igual forma, la deco yo la hice y aunque tenía mil ideas y cositas lindas para añadir me pareció que algunas no eran necesarias y recargaban un poco, entonces ¿para qué complicarme? y al final quedó perfecto para mí.

  • Relájate y prepárate para los imprevistos, este cumpleaños fue un chambón, tanto así que mi esposo y yo para tomar las cosas con calma y no estresarnos, a modo de broma, nos repetíamos esta frase a lo Frozen (tema de la fiesta): “Let it go” (que aunque la traducción por efectos de la película es Libre soy, en realidad significa algo así como “Déjalo ir”, “suéltalo” y despreocúpate) nos causaba mucha gracia, y es que estábamos contra el reloj, el cumple era al día siguiente y mi esposo seguía pintando y yo tratando de poner un mantel de mesa de tres capas!! nos amanecimos, sólo dormimos dos horas y el mismo día  del cumpleaños les puedo jurar que pusimos la última silla en su lugar cuando en eso sonó el timbre y llegaba el primer invitado de la fiesta, nos sentíamos como en un reality jajaja

Bueno, así con todo sobrevivimos jaja ...y lo más lindo que nuestra hijita estaba súper feliz y por ende nosotros también, qué más quiere un padre verdad? Así que mi consejo final es que si tienes que organizar una fiesta infantil sólo KEEP CALM AND LET IT GO.