Las mil y una foto que les tomamos a nuestros hijos


¿Ustedes son de las que toman mil fotos a sus niños?, y más si eres primeriza estoy segura que la memoria de tu cámara se acaba pronto y a cada rato tienes que estar borrando alguna foto que no es tan importante, ¿pero que difícil verdad? ¡Pues todas son tan lindas!
Cuando nuestros bebes tienen menos de 9 meses son los más fáciles pues captamos su atención haciendo algún ruido o hablándoles pero después, ¡ay! ¡que difícil  para que miren la cámara!. Y en mi caso que tengo mellizos capturar una foto en la que los dos miren a la vez parece una tarea titánica. Así que cambié mi estrategia, ahora ya no ruego por la foto perfecta. Ahora lo disfruto, es más, el día que más estresada estoy me decido hacerles una sesión especial ya sea dentro o fuera de la casa, y eso totalmente cambia mi día. Así que prueba tu también, ese día que quieres hacer tu berrinche de mamá, anímate hacerles una sesión, te cambiará los ánimos por completo. Aquí te dejo unos simples tips que encontré googleando para que te salga mucho mejor:
-Toma muchas fotos, muchísimas en diferentes ángulos. Ten en cuenta que de unas cincuenta, con suerte una te saldrá para ponerla en un marco.
-Si deseas que miren a la cámara, no les pidas que sonrían o que digan cheese. Eso hará que aprendan una falsa sonrisa que les será muy difícil quitar cuando crezcan. Más bien cuéntales algo gracioso o hazle una mueca.
-Jueguen juntos, canten, rían, bailen. Se olvidarán de la cámara y actuarán espontáneamente. Esos son los verdaderos momentos que queremos capturar sin que necesariamente miren a la cámara.
-No te olvides de poner tu trípode y salir en la foto también. Somos las fotógrafas y el 99% de las fotos  no estamos en ellas.
Toda la vida me ha gustado tomar fotos, no por nada mi abuelo y mi tío fueron fotógrafos, así que algo debo llevar en la sangre. Es algo pendiente que tengo, llevar algún curso y comprarme una buena cámara, pero mientras tanto hoy disfruto tomándoles fotos  a mis hijos con mi celular que no tiene nada que envidiar a mi cámara, y como dije, disfruto cada  momento en que los filmo o les tomo fotos, es mentira eso que nos estamos perdiendo de algo por estar con la cámara todo el rato. Al menos en mi caso eso no es así. Cuando se me apetece jugar con mis bebes, lo hago, y si no, tomo fotos. Besos a todas y ya saben a tomar muchas fotos.