Cómo acabar con la costra láctea


A unas semanas de nacer mis bebés, les apareció en su cuero cabelludo  una especie de caspa amarillenta, mientras mi niña tuvo una muy pequeña cantidad que desapareció en una semana a mi niño le duró 5 meses.

Se trataba de la desagradable costra láctea, los doctores la llaman dermatitis seborreica del lactante, y aunque el nombre es intimidante, es algo inofensivo. Es un proceso inflamatorio que se caracteriza por la presencia de escamas amarillentas o blanquecinas fuertemente adheridas al cuero cabelludo. A pesar de que el nombre lo sugiere, no tiene nada que ver con  la alimentación que se le dé al niño, es decir no está relacionado a si toma leche materna o no, tampoco es un proceso alérgico, ni es causado por falta de higiene y menos se trata de algo contagioso. El origen es desconocido pero algunos especialistas señalan que se debería a que las hormonas que el bebé recibe de la madre en las últimas semanas del embarazo estimulan en exceso a las glándulas sebáceas del bebé los primeros meses de nacido.



¿Cómo quitar la costra del bebé?

Siempre debemos consultar al pediatra para descartar otras enfermedades de la piel, además en algunas ocasiones más graves de la costra láctea el doctor puede prescribir  un champú especial o hasta incluso un medicamento como la cortisona. La pediatra me recomendó usar primero algo natural, como el aceite de coco o aceite de oliva. Y esto es lo que hice:

Media hora antes de su baño, les puse algunas gotitas de aceite de oliva y les di unos masajitos peinándoles con un cepillo de cerdas finas. Lo dejé por 15 minutos y comencé a sacar la caspa con cuidado de no lastimar el cuero cabelludo y sin rascarlo, que estuve tentada lo estuve, pero sabía que si le causaba una herida le podría dar una infección en la piel tan delicada de mis bebes. Luego en su baño, usé un champú de cabeza y cuerpo tratando de que salga todo el aceite pues si dejamos restos taparían los poros y en este caso se acumularía más caspa, y ¿se imaginan el mal olor?

Cuando al fin creí que ya había salido toda la caspita, en el caso de mi niño sólo tomó unos días para formarse nuevamente, pero con calma le dí un descanso a su cabecita algunos días para  empezar el proceso otra vez hasta que poco a poco fue desapareciendo.

Lo único que me inquietaba es ver a mi bebe peladito, porque nació con casi nada de pelo y luego con esta costra se le cayó lo poco que tenía. Ahora mis bebes tienen 19 meses y tienen un lindo cabello resultado del mestizaje de una trinchuda como yo y el zambito de mi esposo. Me es imposible cortarles, ¡todo un año sufrí para que les creciera su cabello! Por ahora lo disfruto mientras pueda y a mi esposo también le encanta, así que no visitaremos al peluquero por un buen rato.

¿Tu bebé también tuvo esta afección? ¿usaste algo especial para sacarla?