Sexo después del parto


Tener un bebe es el cambio más hermoso que puede ocurrir en nuestras vidas. Pero nadie nos advierte acerca de las letras chiquitas, esas donde dicen que tu vida sexual cambiará, porque no importa cuán enamorada estés de tu pareja, un recién nacido en casa afecta seriamente la vida sexual a la que estábamos acostumbrados.

Los doctores nos dan luz verde para tener sexo a partir de la 4ta a 6ta semana después de dar a luz, se supone que por este tiempo ya no hay mucho dolor si es que hemos tenido alguna cirugía y casi nada de secreciones post-parto, pero se nos viene un gran problema encima: “EL CANSANCIO”. Los primeros meses de vida de nuestro bebe permanecemos despiertas toda la noche para cuidarlo y esto puede prolongarse en algunos casos por meses. La sensación de fatiga es un matapasiones que toda mujer experimenta pero para el hombre, que aunque también lo vive, difícilmente afecta en su libido. 

Es aquí que se presentan algunos problemas que si no los conversamos con nuestra pareja se podrían convertir en algo más serio. Aquí te doy algunos consejillos para no llegar a  este punto:

1.       Comunicación. Para encontrar una forma creativa para solucionar el problema de la fatiga es simple, ser sincera y decirle: “Estoy cansada pero yo si quiero tener sexo contigo”(pues sí querida, puedes estar con todas las ganas y estar super cansada al mismo tiempo osea quedarte dormida en medio de). Por ejemplo decirle a nuestra pareja el día que se sienta “romántico”, que cuando llegue a casa nos ayude en algo adicional de lo que normalmente hace, de esa forma nos da una pista y de paso guardamos un poco de energía para poder estar con ellos cuando los bebes duermen. Otra forma sería encargar al bebe con un familiar o aprovechar las siestas de los fines de semana,  pero recuerda que ellos pueden despertarse en cualquier momento, asi que hay que tomarlo con mucho humor, esto no será para siempre.

2.       Hormonas post-parto: Para nadie es un secreto que nuestro nivel hormonal cambia cuando recién damos a luz. Estos benditos estrógenos nos juegan una mala pasada y desaparecen causando sequedad vaginal y esto a su vez causa dolor al tener sexo. Pero hay una buena noticia: Usar un lubricante vaginal durante el sexo. Amén.

3.       Si damos de lactar: Si das de lactar y estás preocupada porque te gotea leche o tienes mucha sensibilidad en los senos, usa un buen sostén y una posición sexual que no te moleste.

4.       Nuestro cuerpo cambia. Puede tomar un tiempo para que nuestro cuerpo recupere su tonicidad y hasta en algunos casos nunca lo hace. Intenta hacer los EJERCICIOS DE KEGEL(los cuales ayudan a la tonicidad en el área vaginal), y no te intimides por los rollitos que tengas, recuerda que estos son causados por llevar una vida dentro de ti y son parte de la maternidad.

5.       Métodos Anticonceptivos. El tema de la planificación familiar es algo que nos preocupa mucho pues creo que muy pocas personas planean salir embarazadas al mes de haber alumbrado. Y aunque no lo crean nos disminuye la libido en algunas mujeres tener la incertidumbre de que si acaso ya podríamos quedar embarazadas. Por eso, ya sea que estés dando de lactar o no, busca lo más pronto el apropiado anticonceptivo para ti y verás que te sentirás mucho mejor al momento de tener relaciones con tu pareja.

Aceptar esta nueva realidad es sumamente importante los primeros meses. Ten presente que no habrá ni será el sexo como antes, ya que estableceremos un horario para hacerlo, lo cual es nada romántico. Pero al aceptarlo se nos ocurrirán nuevas formas y estrategias necesarias para sobrevivir en el caótico primer año.  Así que no olvides que la clave es tener una buena comunicación y mucho, mucho humor con nuestra pareja.