5 conceptos que cambiaron en mi vida desde que soy Madre


La semana pasada salí a comer con mis amigas de toda la vida. Como siempre en estas reuniones, hablamos de todo un poco y al final terminamos hablando de lo de siempre: nuestra maternidad. Esta vez estuvimos conversando sobre cómo hemos cambiado con la maternidad, cómo es que ha cambiado nuestra percepción de la vida de la misma manera en que han cambiado muchos conceptos y opiniones que teníamos sobre algunos temas. 
  
Y si pues, es cierto, desde que soy mamá no sólo he cambiado yo. Si no también ha cambiado (y mucho) mi vida, mi día a día. Y como consecuencia de estos cambios, las nociones y conceptos que tenía sobre ciertos temas han cambiado también. Probablemente, muchas de Uds. También hayan experimentado cambios en su forma de ver el mundo luego de ser mamá. Quizá, algunas coincidan conmigo, quizá otras no tanto.

En mi caso, los de aquí abajo son los  5 principales conceptos que cambiaron en mi vida luego de ser madre:
  1. Mi concepto sobre una buena noche de sueño: Quienes me leen ya saben que para mí lo más doloroso de la maternidad ha sido (y sigue siendo) la falta de sueño. Mi concepto de una buena noche de descanso ha cambiado muchísimo. Antes de ser mamá una buena noche de sueño implicaba dormir 9-10 horas corridas. Ahora, una buena noche de sueño supone sólo levantarme una vez en la noche y por un máximo de 15 minutos. O, en todo caso, que nadie me patee o me cachetee cuando se pasan a mi cama.
  2. Mi concepto de la privacidad: no es que antes de los hijos haya sido la mujer más pudorosa y privada del mundo. Pero, definitivamente luego de 3 cesáreas y de tener 3 niñitos en casa acompañándome a TODAS partes, mi concepto de privacidad ha cambiado muchísimo. Ya me acostumbre a tener público para las tareas más íntimas: ir al baño, ducharme, cambiarme y similares. Ya me acostumbre a que haya una persona ajena a mi familia (léase nana) en todo evento familiar al que asisto y por último, ya me acostumbré a preguntar y hablar sobre deposiciones y olores en público.
  3. Mi concepto de diversión: Este es sin lugar a dudas el cambio que más me ha gustado. Antes de tener hijos mi concepto de diversión implicaba noche, alcohol, música, comida y exclusivamente gente adulta. Ahora, mi concepto de diversión se ha ampliado e incluye horario diurno y mucho menos requisitos. He redescubierto la diversión en casa: jugar a la pelota, pintar, bailar, jugar con el perro. Aprendí que la diversión no implica necesariamente el dónde, sino el quién. Y con mi familia, todo es mucho más divertido.  
  4. Mi concepto sobre el ruido: Antes de tener hijos para mí un sonido de más de 50 decibeles era insoportable. Yo siempre era la vecina pesada que llamaba a serenazgo cuando el volumen de la música era muy alto.  Sin embargo, desde que soy madre estoy acostumbrada a lidiar con sonidos que sobrepasan los 100 decibles y no me inmuto. Puedo seguir leyendo tranquila o conversando con alguna amiga mientras escucho gritos, llantos, peleas, berrinches o alguna versión de los mismos. Los ruidos altos ya no me molestan. Es más, son parte de mi “soundtrack” particular.
  5. Mi concepto sobre los niños: estoy segura que está también le ha pasado a varias. Antes de tener hijos mi contacto con niños era mínimo. Por ahí, uno que otro sobrinito lejano. Los niños me parecían la cosa más fácil y divertida del mundo. Estaba convencida que podía cuidar niños con un ojo cerrado. ¡Que equivocada estaba! Cuidar niños (y más aún criarlos) es un trabajo a tiempo completo que no te permite ni un minuto de descanso. No hay nada fácil en cuidar a un niño, tienes que estar muy alerta, tienes que saber negociar, ceder, escuchar, en fin. Es todo lo contrario a fácil. Aunque, debo admitir, que muchas veces es sumamente divertido.


Y bueno, estos son los 5 conceptos que más han cambiado en mi vida desde que soy madre. Hay más, definitivamente no son los únicos. Pero estos son mis top 5. ¿También son los de Uds.?