Un día en La Punta - Callao


El domingo pasado fuimos con mi familia a pasear a La Punta – Callao, nos habían comentado que estaba bellísimo y que era una muy buena opción para pasar un día con los pequeños, así que salimos de misa y enrumbamos hacia allá.

Llegamos como a la 1:30 y realmente quedamos sorprendidos, hace muchísimo tiempo que yo no iba y me pareció un lugar increíble. Nos acercamos al malecón y Luciano corrió con su primo a sentarse frente al mar y empezaron a tirar piedritras, la vista es impresionante, el malecón está completamente limpio y ordenado, las familias pasean tranquilas, se detienen a tirar piedras y siguen conversando felices, como antaño. Hay un parque de juegos pero sólo lo abren de lunes a sábado, el domingo estaba cerrado.

Cuando terminaron de tirar piedritas, empezamos a caminar por el resto del malecón, habían botes que ofrecían el servicio de paseo por la isla y te llevan a ver los alrededores, los lobos de mar y los pelícanos, entre otros. El paseo dura entre 25 y 30 minutos, todos usan chalecos salvavidas y el costo varía dependiendo la embarcación (en remo o a motor) entre 8 y 15 soles por persona.

Hay otros más complejos que te llevan a las Islas Palomino o San Lorenzo, pero esos tienen un costo mayor entre 60 y 150 soles. Nosotros no hicimos el tour ese día y eso que yo me moría de ganas, pero mi mamá no sube a nada que se mueva sobre el mar jajaja así que ni modo, pero prometimos regresar otro día y ahí les cuento que tal nos fue.

Mientras paseábamos por plaza, encontramos la estación de bomberos de la Punta, los camiones estaban afuera de la estación y los bomberos son súper amables, Luciano y su primo se subieron a los camiones, se tomaron fotos, los bomberos les dieron la mano, ellos estaban felices de ver tan de cerca como es la compañía de bomberos y sentir la calidez y amabilidad de los mismos.

En cuanto a los servicios, hay de todo,  restaurantes frente al mar (la mayoría son cevicherías), panaderías donde encuentran el pan recién horneado y buenísimo, heladeros y ambulantes perfectamente uniformados y ordenados en las esquinas y también pueden encontrar picarones riquísimos.

Es un lugar para ir a pasear en familia, para disfrutar y salir de lo habitual, fue una experiencia muy bonita para todos y prometemos regresar muy pronto. Espero que se animen y se den una vuelta también por ahí ;)