Pie de Blueberries



Hace tiempo estaba con ganas de hacer un Pie de Blueberries, y aunque esta fruta ahora está presente en los mercados durante todo el año, siempre me frenaba el hecho de que no es una fruta barata.

Pero resulta que las encontré a buen precio, así que decidí hacerme de una buena dotación de ellas para poder hacer este pie, y es que se necesita 5 tazas de blueberries para conseguir un pie con relleno decente.

Lo que me gusta de los blueberries es que son como aciditos, y cuando se cocinan algunos llegan a reventar y a teñir todo de un color azul. La verdad, un color extraño para una comida, digo, a nadie le provoca algo azul para comer, pero en postre, con esta fruta, eso no  importa, al contrario, provoca más.

Una de mis recetas favoritas de blueberries son los muffins, quedan deliciosos, y bueno también el bundt cake. En verdad todas me gustan, pero me faltaba hacer el pie, me faltaba disfrutar una receta donde el principal y único protagonista sea el blueberry.

Esta es una receta de verdad muy fácil de hacer, tiene tres pasos principales, el primero es hacer la masa, que si se quiere se puede hacer el día anterior y se guarda en la refri. El segundo es hacer el relleno y el tercero es el horneado.

La receta original viene con su propia receta de masa, pero yo preferí hacer la mía, que ya está probada y re-comprobada que es a prueba de balas, siempre la hago cuando hago pies, y me resulta muy fácil de maniobrar.

En cuanto al relleno, es necesario poner abundante fruta, de eso no se libran, claro que yo diría que aguanta bien entre 4 y 5 tazas, no menos, pero si quieren y tienen el presupuesto, pueden ponerle más.

Un detalle importante es la cantidad de azúcar. La receta original pide 1 taza, se me hace mucho, de hecho yo la hice con esa cantidad y para mi gusto quedó muy dulce, así que yo creo que lo ideal es hacerla con ¾ de taza. Naturalmente esto depende del gusto de cada uno y lo bueno de la receta es que es una cantidad que se puede cambiar sin problemas. Así, si les gusta muy dulce le pueden poner más y si les gusta que quede más acidita, pues le ponen menos.

Otra cosa, la masa es con harina común, pero si quieren la pueden reemplazar por harina integral, o mitad y mitad, tal cual como cuando hice la tarta de moras. Incluso, si desean hacer de esta una receta vegana, pueden reemplazar la mantequilla por margarina, que es vegetal, y omiten el pincelarla con huevo, ya cuando sale de horno, si quieren que la masa brille, le pueden poner un poquito de mermelada de naranja (sin las cascaritas).

¿Qué dicen, se animan? Aquí les va la receta.
PIE DE BLUEBERRY

Ingredientes para la masa:
2 ½ tazas de harina
200 gr. de mantequilla fría
¼ taza de agua helada

Ingredientes para el relleno:
5 tazas de blueberries
1 taza de azúcar
¼ taza de harina
1 pizca de sal
1 limón (ralladura y jugo)
¼ taza de pan rallado
1 huevo (para dar brillo a la masa)
1 cucharada de azúcar (para espolvorear sobre la masa)

Preparación:
Para la masa, colocar la harina en el procesador junto con la mantequilla cortada en cubos. Procesar hasta lograr un arenado. Con el procesador en funcionamiento, agregar el agua helada en forma de hilo y procesar hasta que se forme la masa. Colocar la masa sobre la mesa, separar en dos, formar discos, forrar con film y refrigerar mínimo por una hora.
Estirar uno de los discos sobre la mesa enharinada y forrar con esta masa el molde de pie. Deberá sobrar como 2 centímetros de masa alrededor del molde. Estirar el otro disco y colocarlo en una placa para horno forrada con papel manteca. Cubrir ambas masas con film y refrigerar mientras se hace el relleno.
Para el relleno, colocar los blueberries en un tazón grande, agregar el jugo de limón y remover. Agregar el azúcar, mezclar, luego agregar la harina y ralladura de limón y mezclar con cuidado para que la fruta no se rompa. Dejar reposar 5 minutos y volver a mezclar.
Retirar el molde del refrigerador y colocar el pan rallado en la base, presionar bien. Luego agregar el relleno.
Retirar la otra masa del refrigerador y con ella cubrir el molde. Recortar la masa superior de modo que quede justo del tamaño del molde.  Con el dedo pasar agua al borde de la masa y doblar sobre esta la masa sobrante con la que se forró el molde. Con un tenedor presionar todo el borde para sellar la masa. Refrigerar mientras se calienta el horno.
Precalentar el horno en 425°F/220°C y hornear el pie por 30 minutos, luego bajar la temperatura a 375°F/190°C y hornear por 30 minutos más.
Retirar del horno y dejar enfriar.
Es ideal comerlo el mismo día y más rico comerlo tibio.

Receta adaptada del libro Baking: from my home to yours de Dorie Greenspan.