Una tarde con mi chica


Cuando nacieron mis mellizos traté con todo el alma darles lo mismo en todo. Desde el monto de la leche materna hasta la cantidad de abrazos y besos cada día. Me nació hacerlo así, incluso cuando mi niño prefería estar prendido a mí y Sofi quería solo el biberón. Pues me sacaba la leche al biberón para asegurarme que ella también reciba un poco de leche de mamá. ¿Un poco exagerada?, quizá. Con el tiempo aprendí a darles las cosas según sus necesidades. Por ejemplo mi niño es más independiente y solo me busca cuando tiene hambre o sueño. Esto no pasa con mi niña. Ella me necesita en cualquier momento, ya sea para darle un beso a su osito o porque se tropezó y quiere un besito en su yaya. Y siempre hemos estado juntos los tres, o cuatro cuando papá está en casa.

La unidad familiar es muy importante, pero también es importante darle un tiempo exclusivo a cada uno de nuestros niños en caso tengas dos o más. Este “tiempo especial” disipará las tensiones,  los hará sentirse importantes e inclusive aprenderás más cosas sobre tu hijo.

“Un tiempo especial” es la oportunidad para salir con tu niño y hacer actividades singulares, como un paseo al museo, ir al cine para luego caminar y hablar de la peli, una cena especial. O algo más espontáneo que te salga del momento, como simplemente una caminata por el parque. Miles de ideas. Solo recuerda que este tiempo es sagrado y que no hay cabida a presiones para hablar de algún tema en especial. Lo importante es que se diviertan y si él o ella quiere hablar, todo se dará. Es mejor si tienes programado el día, por ejemplo mi día ahora es el segundo lunes del mes.  Ahora lo tengo grabado en la alarma de mi celular, porque soy más olvidadiza y distraída, ¡si me conocieran!

Y así, desde ayer cada uno tiene “su tarde”. Pasamos un buen rato con cada uno de nuestros bebes a la misma hora pero en diferente lugar. Por ahora nos ingeniaremos para encontrar algo divertido que hacer hasta que los mellis mismos puedan escoger. Por supuesto nada relacionado a la tv o dispositivos electrónicos cuenta.

En caso tengas tres o más hijos, lo que podrías hacer, es una actividad en casa. Por ejemplo un día al mes, tu niño puede ir a dormir más tarde de lo usual para pasarla con papá y mamá. Que tus otros niños podrían estarán celosos, es cierto, pero esperarán con más ansias que llegue su día.

Al darle a tu niño un “tiempo especial” lo que estás haciendo es grabar una impresión eterna en su corazón. Un recuerdo que durará por siempre.


“Escucha atentamente cualquier cosa que tus niños quieran decirte, así creas que no tiene importancia. Si no lo haces, más adelante cuando crezcan no te contarán las cosas grandes, porque para ellos nunca existieron cosas pequeñas siempre fueron cosas importantes”.