Qué no decirle a una madre especial



Una madre especial es aquella que valora cada pequeño logro de su hijo. Es aquella que vive el día a día con la mayor intensidad y que celebra como ninguna la primera palabra de su hijo. Una madre especial es aquella que se sintió morir al escuchar las palabras del doctor cuando su hijo nació y le dijo que probablemente no sobrevivirá. Siendo una madre especial es enfrentarse a una sociedad llena de desigualdad y prejuicios. Una madre especial se convierte en la mamá más  paciente, independiente y llena de una fuerza incondicional. Que al principio es muy duro, es cierto. Aceptar el primer impacto de que su hijo tiene habilidades distintas es difícil, pero una vez que lo hace no hay quien la pare. Pero hay algo en la que esta madre tiene que requerir una fuerza adicional, es aguantar los comentarios insensibles de personas ignorantes (y en esto me incluyo porque alguna vez dije lo que estoy poniendo en primer lugar).

Si quieres ayudar a una madre o padre especial a sentirse mejor, aquí les doy una lista de lo que NO deberían decirle, especialmente a aquellos que recién empiezan.

1. “Dios solo da niños especiales a padres especiales”. Este comentario podría parecer un halago, pues sugiere que el carácter de los padres es admirable y que ellos podrán llevar exitosamente el cuidado del niño. Pero la realidad es que los padres no quieren escuchar que Dios los ha escogido intencionalmente para darles unos niños que necesitan extra cuidado y extra de todo, incluso a veces con largos y dolorosos procedimientos médicos.

2. “Que suerte que no se le nota tanto”. En otras palabras le están diciendo que es de mala suerte que tu hijo tenga esa condición pero "menos mal" que físicamente luce "normal". ¿Y quién define lo que es normal?, el criterio de lo normal no existe, solo porque somos la mayoría no significa que somos normales.

3. “¿Y qué es lo que tiene tu hijo?”. La condición con la que haya nacido el niño no es de nuestra incumbencia. Si la mami no quiero compartirlo pues no la invadamos con preguntas.

4. “¿Y porqué nació así, tal vez fumabas o tomaste medicamentos?”. Culpar a la madre solo la hará sentirse peor. Buscará el porqué y se culpará a si misma, entrando en algunos casos en un depresión y de ésta manera no podrá darle el 100 %  a su niño.

5.  “Qué lástima que es enfermito”. Los niños especiales no tiene una enfermedad, tienen una condición. Lo peor que le puedes decir a cualquier madre sobre su hijo es que sea “enfermito”.

6. "Te entiendo perfectamente". Al menos que tengas un hijo con necesidades especiales no lo digas. No hay manera de que lo sepas.

7. "No le creas todo a los doctores". Negando el diagnóstico del niño harás que los padres se sientan más solos. Estar junto al médico es la clave para que el niño pueda potenciar sus capacidades y habilidades.

8. “Yo denunciaría al doctor o al hospital”. Incluso si la discapacidad del niño sea a causa de un mala praxis, denunciándolos no hará que su niño deje de requerir ayuda.  Es una decisión personal y en ocasiones los padres quieren ocupar su mente y su tiempo en lo que pueden hacer de aquí en adelante con su hijo, sin desgastarse en lo que haya pasado.

9. "Oh eres tan jovencita con un mochila tan grande, que Dios te bendiga". Nadie quiere tu lástima solo respeto y cariño.

10. "uh pobrecito, es un angelito”. Algunos padres podrían aceptar (pero no necesariamente gustar) que llamen angelito pues todos los niños tienen su alma pura e irradian ternura aunque son unas personas de carne y hueso tendemos a llamarlos de esta manera, pero ¿pobrecito? pobrecitos los que ignoran todo el amor y dulzura que pueden darnos nuestros niños especiales.

Es muy difícil saber que decir en cada circunstancia, lo mejor que podemos hacer es escuchar e intentar entender. La próxima vez que estés en la cola del cajero del supermercado cerca a una madre especial y tu hijo te pregunte "¿porqué ese niño está en esa silla?" o "¿porqué esa niña luce diferente?" no lo callemos codeándolo o peor no te hagas la que no lo escuchaste. Pues le dices a tu hijo que es un niño especial,  que tiene otras habilidades, quizá no camina pero sabe pintar, y si lucen distintos es porque todos somos distintos. Y si hay la oportunidad (o estás cerca) no ignores  a la mamá especial y su niño, pues te presentas y le preguntas el nombre del niño y le presentas a tu hijo.

La tragedia de una madre especial no es tener a un niño con necesidades diferentes, la tragedia es la falta de apoyo "La tragedia es que la gente no entiende que todos somos diferentes, cuando lo entendamos será más fácil la vida de los niños que necesitan una atención especializada".



*Muchas gracias a la colaboración de las “madres especiales” del grupo de facebook por ayudarme a realizar esta lista. En nombre de la sociedad, discúlpennos por todas las barbaridades que podemos haber dicho, algunas parte de nuestra ignorancia, pero seguiremos informando para poder hacer de este mundo, un mundo sin  prejuicios, de inclusión y de amor.