Construyendo su autoestima…


Pasa a diario. Por qué no te portas como tu hermanita? mira qué bien come Sebas! Y comienza la comparación. Lo escucho a diario en el parque, y no sólo viene de nanas sino de papás.

Algo estamos haciendo mal? Y la respuesta es clara: construir No destruir.

Somos totalmente responsables del crecimiento y desarrollo de nuestros niños, de su seguridad, de su autoestima. Pero, cómo contribuimos diariamente en esto? Fácil!, aquí algunos tips:

-No compares: ni negativa ni positivamente, cada niño es DIFERENTE. Quiérelo cómo es y no lo moldees a lo que tú quieres que sea. Acepta sus virtudes y defectos. Si es bala, ámalo bala. Si es tranqui no hagas que sea bala, ámalo tranqui. Dile que lo quieres como es, tal cual!

-No alabes tampoco: y esto va desde el millón de aplausos al que lo sometes desde bebé por cada cosa lograda hasta cuando le dices que es el mejor. Recuerda que esperará escuchar lo mismo de otras personas probablemente, dale aliento, motivación, pero no lo alabes.

-Escúchalo: hoy en día este punto es crítico! Hace poco estuve en una cita médica y esperando mi turno escuche que una niña le contaba el día de colegio a su mamá hasta que le sonó el teléfono y la dejó hablando sola!!!!!! Casi me pego un tiro, no podía creerlo, créanme que la conversación no era nada urgente (ok, no pude conmigo y la stalkie), luego se sentó y le dijo: “haré una llamada más y te prometo que luego estaré contigo” la niña quedó con pena. Jamás de los jamases dejen a sus hijos colgados por un celular. Míralos, disfrútalos, escúchalos, mira cómo te sonríen!! Aprovecha, es GRATIS! Y ellos te lo agradecerán con la mejor de sus sonsrisas.

- Deja que se equivoque: ensayo y error, es la lección más valiosa para una persona. Es difícil dejarlos y saber que en un momento se equivocaran, pero así cómo nos pasó a nosotros, es la mejor manera de aprender. Si están juntos y el error lo cometes tú o papi, enséñale que lo reconoces, que aceptas tus errores, él hará lo mismo probablemente.

-No te olvides de los límites!: este es uno de los puntos más difíciles. Poner reglas es fácil, pero hacer que se cumplan, mmmm, terrible! Es importante que los niños sepan que hay cosas que se pueden hacer y hay cosas que no se pueden cambiar: las reglas, esto desde chikis. Por ejemplo mi baby sabe que no puede entrar a la cocina, creo que es una de las pocas reglas de la casa. La cocina tiene una reja que se ajusta a los extremos de la puerta, difícil de tumbar. Cuando Mati llega a la reja la mira, me mira y dice: ñooo ñooo yaya J vamos bien!

Y el último tip y el más importante: TU AMOR!


Nada lo hará más seguro que saber que sus papás lo aman. Muchos besos, muchos abrazos, muchos Te quiero. Que aprenda a querer a los demás y a él mismo. Cuando haya que poner algún límite o algo de disciplina debe saber que él no está mal sino su forma de comportarse. Nada de niño malcriado, maleducado, malo. No destruyas. Construye  con amor y paciencia J