A la hora del baño



Bañar a Jose Ignacio es de las cosas más difíciles/divertidas/angustiantes/emocionantes/traumantes/favoritas en el día (depende del día). 

Desde prepararlo para la ducha, pasando por la enjuagada de pelo, los pies y el simple hecho de que no quiere, se niega, a que lo saquen de la tina…Todos los días es una aventura nueva y hemos pasado por momentos terribles en los que realmente terminamos metiéndonos todos en la ducha para que aunque sea acceda a lavarse las manos y momentos en los que todo es tan bonito que no queremos salir!

He intentado por todos los medios hacer de la hora del baño algo que Jose Ignacio espere con ansias en la noche, creo que voy consiguiéndolo poco a poco. 



Es por esto que comparto con ustedes algunos tips y mi rutina del baño!!! Espero que les sirva!

1.- La hora: Lo bañamos todos los días siempre a la misma hora. Establecer esta rutina con JI fue importante para que él supiera que después de la cena le toca jugar un poco y luego a la ducha. 


Procuramos que durante la noche no haya mucho movimiento en la casa, para que con esto se de cuenta de que ya tenemos que alistarnos un poco para irnos a dormir. Cenamos, hacemos algún rompecabezas o vemos un poco de tele. Luego, una hora antes de su última leche, nos metemos a bañar!



2.- La frecuencia: Lo bañamos TODOS los días. Sin falta. Lo deja tan relajado que bañarlo es algo riquísimo! Sale fresquito y relajado y eso es perfecto para dormir. A muchos otros bebés el agua los estimula mucho, así que es perfecto para hacerlo apenas se levanten o durante la tarde. Al mío particularmente lo dopa. Así que lo baño y a la cama.



En verano lo baño hasta dos veces al día, pero siempre siempre, una antes de dormir.



3.-La “tina”:  En casa no tenemos tina en el cuarto de baño!!! O sea, nuestros baños sólo tienen ducha (y no del tipo teléfono). Entonces tenemos una “batea” o algo parecido, grandota, donde bañamos a JI. 



Cuando fue muy bebé usamos la Stokke (Flexibath). Es genial. A mi me ayudó a bañarlo solita varias veces por el soporte para recién nacidos. Siempre la recomiendo porque se guarda y no ocupa nada de espacio y el soporte de recién nacido es genial porque así no se te resbala para nada mientras lo vas bañando.





Ahora que estamos más grandes, probamos con varias tinitas de bebés pero JI  se sentía incómodo porque no podía estar a sus anchas! (14 kilos y 88 centímetros…es difícil jajaja) Así que compramos una batea como las que se usan para lavar ropa y LISTO! Felices todos! De hecho me la compré en Tottus! Vi la más grande y esa agarré.



4.- El agua: Llenamos la tina a tope. Cuando era un bebé, lo bañábamos con la tina llena con las justas, pero ahora que ya está grande, realmente le gusta tener el agua hasta los brazos, hasta los hombros si es posible. Normalmente el agua termina toda afuera de la tina porque le gusta chapotear jajaja pero para entrar, le encanta que esté llena a tope. 



¿Temperatura? Como me baño yo. Agua calentita pero soportable para el cuerpo! Ya no utilizamos el termómetro de temperatura del agua, pero la realidad es que SI lo usé durante los 7 primeros meses! Y si son como yo, de que tienen que estar observando todo y estar 100% seguras de la temperatura y todo, pues se los recomiendo entonces. Los primeros meses lo bañábamos con 37ºC de temperatura.



5.- El tiempo: Los baños de un bebé no deberían de durar más de quince minutos, a menos que puedas calentar el agua nuevamente. Es lo necesario para poder lavarle cabeza y cuerpo sin problema y que pueda quedarse hasta un poquito chapoteando.

6.- La PRE: Como muchas veces lo baño sola, tengo que hacer varias cosas al mismo tiempo. Abro el agua para ir llenando la “tina” y al mismo tiempo arreglo el pijama, la toalla, el pañal, las cremas y el biberón. (El biberón lo arreglo en ese momento porque JI se baña, toma el biberón y cae seco y rendido. Así que es mejor tenerlo ahí al costado de la cuna esperando por nosotros). 


El baño permanece cerrado mientras yo preparo todo dentro de la habitación. Si estamos en invierno, su pijama la pongo sobre el radiador para que esté calentita (si, super Psycho).



Cuando JI está resfriado, lleno la tina/batea del baño con él dentro del baño. Llevo algunos juguetes y nos distraemos mientras el baño se va llenando de vapor. El vapor le ayuda mucho a descongestionarlo.


7.- El jabón: Cuando JI era muy muy bebé, usamos el Eucerín y le fue muy bien. No quería un jabón con olor ni color, quería que fuese de una marca conocida.



Cuando pasó el primer año, comenzamos a usar Johnson´s Para Antes de Dormir. Siento que lo relaja muchísimo y el olor es buenazo! Fuera de esto, es barato y lo encuentras en todos los super mercados y fuera de Perú.



8.- La diversión: Le ponemos TODOS los juguetes. Le encantan los cubitos donde él mismo puede llenarlos de agua y los muñecos que floten. Los vamos bañando y ni cuenta se da por estar jugando! Nos sirve mucho darle una semana unos juguetes y la siguiente semana otros e ir rotando para que no vea siempre los mismos juguetes.


Tener juguetes en la bañera ayuda muchísimo a que el baño sea más relajante tanto para el bebé como para el papá!



9.- ¿Cómo comenzamos?: POR LA CABEZA! Para nosotros es lo más difícil de lavar! No se deja! Jajaja APENAS siente que el agua le cae en la cabeza, comienzan los gritos y la desesperación. Para mi es un martirio verlo así alteradito por el agua en la cabeza (y eso que cuando está en la piscina o el mar no pasa eso! Jajaja sólo con el agua de l baño!) así que apenas entramos a la tina, comenzamos por la cabeza. 



Mientras más rápido terminemos esa parte, mejor. Luego lavar el cuerpo es lindo, sencillo y divertido. 



¿Con qué lo lavo? Me compré una jarra especial en #Sodimac para lavarle la cabeza. Tiene una parte de jebe que se apoya en la frente y esto ayuda para que el agua caiga directamente sobre el pelo y no caiga nada en la carita.


Esto me soluciona bastante este tema, pero en los días en los que no quiere ni ver la jarrita, mojo un trapo (como los que usaba de babitas cuando era un recién nacido) y se lo paso por la cabeza apretándolo un poquito para que vaya soltando agua.

10.- Y al final: Tengo la toalla a la mano. Comienzo a secarlo un poco aún dentro del baño y cuando salgo, la habitación está a una temperatura ideal (a veces he tenido que poner el radiador y dejarlo prendido mientras yo bañaba a JI). Salir, secarlo, ponerle el pañal, ponerle el pijama y ahí está el biberón esperándonos J



Espero que las haya podido ayudar en algo si están en la etapa en la que sus gordis no dejan que los bañen los 30 primeros segundos y luego no quieren salir de la tina!!! 



Bañarlo cuando son más pequeñitos es más fácil, pero ahora que ya se van quejando e intentando imponer lo que quieren, es más yuca!!!! Jajajaja

Si tienen más tips para bañarlos díganme!! Ojalá podamos ayudarnos entre todas J






Fuentes fotos


pequelia.es, pinterest, johnsons.