Terapia musical: aprendiendo a dormir otra vez


En mi vida, lo que más me gusta es la música. Desde que soy muy chica, me ha encantado escuchar música pero siempre lo he visto como un acompañante para cada situación que vivía. 

Desde que me enteré que estaba embarazada, comencé a buscar canciones que yo iba a poder cantar a mi bebé y así ella pueda conectar las canciones con sus recuerdos.  Encontré esta bella canción en la versión de Michael Bublé "Daddy's little girl" y me lo aprendí, además de otras canciones. 

Cuando Naya nació, encontré un video en youtube con canciones de latidos de corazón de una madre combinados con canciones y Naya dormía muy bien. Así ella aprendió a dormir toda la noche en tan solo unas semanas. 

Estas últimas semanas, hemos estado teniendo noches muy difíciles con Naya y hasta he llegado a sentir que soy una mala madre por no tener la paciencia que ella requiere. Pero,  me he puesto creativa estos días y he intentado de todo para que ella pueda descansar en la noche como lo hacía cuando ella era más "joven".

Lo que ha resultado es hacer que escuche música antes de dormir. Como ella ha escuchado las canciones que he mencionado líneas arriba,  lo ha hecho en un ambiente de tranquilidad y mucha paz. Al volver a escuchar las mismas canciones, esto ha creado una sensación de calma en su pequeño cuerpito. Es increíble ver cómo pasa de gritos desesperantes a quedar en silencio sentada, en su cama, y poco a poco se echa y luego se queda dormida. 

Al inicio, me quedaba con ella rascándole la cabecita y tomando su mano hasta que se duerma. Si se despertaba, volvíamos a repetir la rutina hasta que otra vez se vuelva a dormir. 

Luego de unos días, ya no me quedaba con ella hasta el final y me iba en la mitad cuando ella aún estaba despierta. Y ahora, le canto, dejo la música prendida y ella se llega a dormir sola. Hay días en los que aún llora llamando a su mamá y papá, pero nosotros la observamos desde el monitor y no les miento, no dura ni tres minutos y se duerme. 

Ha sido difícil, pero cuando recordé sobre esos 45 minutos de música que en algún momento me ayudaron, me puse a pensar  "¿por qué no usarla de nuevo?" y funcionó. 

Todo el mundo dice que todos los niños son diferentes, y es verdad. Cada uno viene con una personalidad que los hace únicos, pero en lo que tienen en común son las etapas por las que pasan mientras van creciendo, y una de ellas es no querer dormir más por las noches y todos los síntomas de los "Terribles 2". 

Pero yo soy una fuerte creyente de que los niños son muy inteligentes y ellos aprenden rapidísimo, son realmente como esponjas y si les presentamos una alternativa creativa para hacer de sus vidas más felices, ellos tienen la disposición de aprender e inmediatamente lo ponen en práctica. 

Yo creo que lo difícil está en nosotros, porque tenemos que seguir nuestras propias rutinas, y créanme, yo muchas veces he fallado y he tenido que comenzar desde cero para poder tener éxito y tener una bebé feliz. 


¿Qué otras opciones creativas han tenido que recurrir ustedes mamis? 

Fuente de imagen: salud.facilisimo.com