El chip más antiguo de los niños


Mi hijo de 2 años maneja mi Ipad a la perfección. Yo, a su edad, me metía arena a la boca”. Cuando vi el muro de Facebook de mi amigo, me partí de risa. Es una imagen muy elocuente de lo que nos pasa ahora y que todos denominamos “el nuevo chip con el que nacen los niños”.

Se lo he escuchado a un especialista y lo creo. Es evidente que nuestros niños nacen más moscas y que no es por las vibras cósmicas, sino por el entorno. Los colores, las formas, los sonidos, todo aquello a lo que están expuestos desde que nacen, todo se queda en su cabecita y aflora en un determinado momento. Estimulación, se llama: en nuestras épocas, mamá no tenía más remedio que cantar; hoy, puedes dejarle un video de YouTube mientras corres al baño a hacer pila.

Mi aportación a la ciencia, sobre este tema, proviene de una conversación que tuve hoy en el trabajo. Le conté a una persona que Cristina me había enseñado nuevas funciones de mi iPhone, al observar cómo lo utiliza ella –sí, soy de esas malas madres que ponen la tecnología al servicio de sus bebés… mejor dicho, al mío, je– y que no entendía cómo los niños de ahora nacen con ese “nuevo chip”. Su comentario, que me robo, fue muy acertado: “Es que ellos no tienen miedo de explorar; los adultos, sí”.

Es verdura. Cristina, haciendo bailotear sus deditos, descubre lo inimaginable y luego pasa a guardarlo en su banco de memoria, para aplicar la repetición. Yo soy algo explorer pero, en general, creo que como a todos, me pasa que “no quiero malograr”.

La edad y nuestra condición de madres nos han otorgado un poco del don de la prudencia. Sin embargo, creo que podríamos ser un poco niños, a veces, y tratar de contestar a preguntas como:

¿Qué pasaría si cocino el pollo con papaya?
¿Cómo se me vería si me pongo unos lentes de montura violeta?
Si volteo un cuadro abstracto de mi casa, ¿tendrá más sentido?
¿Android me es más útil que Apple?
¿Qué planta puedo poner en el baño de visita?
¿Qué pasa cuando embadurno de avena a mi peque?


Y así, mil más que a cada una se le pueden ir ocurriendo. Por mi parte, intentaré responder estas. Palabra de exploradora.