Cómo tratar a los hijos de mi pareja


Me conmoví hasta los huesos. Ayer por primera vez la hija de mi esposo me dijo te amo. Y no fue de casualidad ni un cumplido, ella se dirigió especialmente hacia mi cuando se despedía. Todo se detuvo.

- Se que nunca te lo he dicho pero hace mucho lo siento y hoy quiero hacerlo: ¡Te amo!- Me dijo mirándome fijamente con esos ojos hermosos y encantadores iguales a los de su papá.

-¡Gracias!...  - Apenas le respondí por mi estado de shock y nos dimos un abrazo.

¿Gracias? ¿Gracias? ¿En qué estaba pensando? Nunca me pareció bien decir gracias cuando alguien te dice te amo, pero es lo que me salió del corazón, un profundo gracias a pesar que yo también la quiero un montón desde hace mucho tiempo.

Tener una hijastra o dos (como en mi caso) no implica que te portes como su segunda madre. No supone que te conectarás con ella en una y que serán grandes amigas. No existe una receta para que la relación funcione, lo que si debemos hacer es actuar con autenticidad y honestidad.

En mi caso no vivo con ellas, y eso podría variar el tipo de relación pues no tengo ningún rol en cuanto a disciplina o autoridad. Pero hay ciertos tips que son generales para cuando uno recién se está conociendo con los hijos de nuestra pareja que a mí me sirvieron mucho y aquí les comparto:

1. Averiguar sus gustos y preferencias. Es importante hablar con tu pareja para saber lo que les gusta o no, hobbies e intereses.

2. Estar siempre dispuesta al diálogo sin ser entrometida transmitiendo interés por lo que nos cuenten. Recuerdo la primera vez que salí sola con ellas a cenar. Tuvimos una conversación de "chicos" por horas, les conté mis experiencias y les di algunos consejos. Fui sincera y también me medí un poquito porque soy medio deslenguada y tampoco quería que se enteraran de todos los detalles de mis romances fallidos. Todo fluyó y se dio para que me contaran algunos de sus secretos románticos y que por supuesto  no le conté a mi esposo. Era cosa de chicas.

3. La adolescente no siempre quiere hablar y debemos respetar sus silencios y lo que quiera compartir. Si, efectivamente a veces no quieren hablar y se la pasan con su celular todo el rato. Que nos podemos sentir ignoradas, es cierto. Pero no lo tomemos como algo personal, claro que si esto sucede todo el tiempo deberíamos hablar con ellas y estar seguras si algo anda mal y no les gusta nuestra compañía. 

4. No fingir que conoces de algún tema que le interesa a ella. Habla lo prudente y si ella te da cuerda puedes decirle que no conoces del tema pero te gustaría saber de qué se trata.

5. No muestres una actitud ansiosa de búsqueda constante de aprobación, ya sea niño o adolescente. Ellos lo perciben y tiene el efecto contrario, los aleja.

6 Antes de conocerlas personalmente, tu pareja debe hablarles de ti. Si es aún un niño es conveniente que sea paso a paso, como una amiga, una novia, que tienen proyectos juntos. Y si es adolescente se le puede contar de frente que papá está enamorado y que pronto te conocerán.

7. Aceptar la personalidad de la adolescente y no querer cambiarla. La amistad es cuestión de química. Lo mismo pasa si es tu hijastra. Nadie puede saber cuánto tiempo tomará para llevarse bien y hasta llegar a ser tu amiga. La relación que tenga con su padre influyera mucho pero no desesperes si no están muy conectadas. Siempre y cuando haya respeto todo fluirá.

8. Paciencia, paciencia, paciencia. Los hijos de nuestra pareja pueden demorar en adaptarse y debemos darles su tiempo para que se acostumbren a la nueva situación. Es un proceso natural. Crear un ambiente de confianza y complicidad surge con el tiempo.

9. Y por último, es bueno darles su tiempo juntos padre e hija pero no te niegues a aceptar una invitación si uno de ellos quiere que participes en su actividad, esto ayudará  a que se conozcan más y que la relación se fortalezca. En mi caso, mi esposo siempre quiso que sea parte de cada actividad.

Yo me sentía mal pues pensé que ellas querían estar solas con su padre pero hicimos lo que mi esposo me sugirió. Luego hubo momentos que tenían sus conversaciones interminables a las 3am, es lógico que me quedara dormida(a veces  a propósito). Pero en general lo que mi esposo quiso es que ellas me vean como parte de sus vidas. Hacerles notar que nuestra relación de pareja es sólida, que somos felices y estables. Y eso lo entendieron ahora (que ya casi son mayores de edad), y están muy alegres de que sus padres hayan encontrados a sus nuevas parejas, y que sean felices cada uno por su lado.

Lo importante, como lo repito en este post muchas veces, es que la relación con los hijos de nuestra pareja vaya evolucionando con el tiempo, los niños y peor los adolescentes son muy sensibles a las falsas posturas y notarán si estás sobreactuando. Si todo fluye, cuando menos lo pienses escucharás un "te amo" y te sentirás muy feliz que finalmente tu paciencia y espontaneidad resultaron efectivas. Pero recuerda no decirles "Gracias" como yo lo hice, mejor es un "Yo te amo más corazón" o simplemente una gran sonrisa y un abrazo.