¿Se crían solos?


Nunca me gustaron los comentarios de algunas madres y padres de familias numerosas cuando se referían a su 3er, 4to o 5to hijo. Los comentarios del tipo: “ay, pobrecito es que es el 4to hijo por eso nadie lo mira…” o, “ay, cómo es el 5to se cría sólo”. Estos comentarios me parecían (me siguen pareciendo) en cierto sentido, crueles. ¿Me estás diciendo que a tu 3er hijo no lo miras? O sea, ¿tan poco te importa? ¿Me dices qué se cría sólo porque no te tomas la molestia de educar a tu 4to hijo? Entonces, ¿por qué tuviste tantos? Hay métodos, ¿sabes?

Estoy segura que los padres que lo dicen quieren igual a todos sus hijos sin importar el orden en el que nacieron. Y que se refieren a que con el primer hijo y hasta con el segundo, el estilo crianza es mucho más aprensivo y preocupado. La ventaja del 3er, 4to o 5to hijo es que crecen mucho más libres, menos intervenidos y con padres más seguros. En cierto sentido, son “menos mirados” y por ende, se les permite más cosas que a los otros. Sobre todo en términos de salubridad (o sea, cuando mi hijo mayor comía un poco de arena yo no dormía 3 noches, ahora con la 3era cuando la veo comer arena me río).

Y quizá es a este relajo, a esta desaprensión o a lo que se refieren. El problema que yo veo en los comentario del tipo: “ay, ya por el hijo número 4 ni me preocupo” es que, ¿qué pasa cuando el hijo #4 lo escucha? Porque a los niños no se les escapa nada. ¿Cómo se sentirán al escuchar que sus padres ni se preocupan? Estoy segura, que les debe doler muchísimo. Sé, por fuentes muy cercanas que – incluso a adultos- les duele mucho escuchar este tipo de comentarios de sus progenitores.  Entonces, ¿por qué no dejar de decir estas cosas?


Por mi parte, cómo madre de 3 y miembro de una familia con 4 hermanas (jamás escuché decir a mis papás que alguna de nosotras se crío sola, ni cosas por el estilo) he decidido jamás decir este tipo de cosas. Además, como una mamá de tiempo completo ¿cómo voy a decir que mi hija la 3era se cría sola? O sea, ¿yo qué hago? De ninguna manera, la crianza de mis 3 hijos me la banco yo, yo con el sudor de mi frente y el apoyo de la nana y de mi esposo. Ninguno se cría solo. Acá estoy yo, a veces, fregándola. Pero, siempre presente. Sí es cierto que con la tercera soy mucho más calmada y permisiva, la dejo ser mucho más ella. Para su buena suerte, no carga con el peso de mis aspiraciones, ni mis deseos frustrados (tanto) como los mayores. Pero, definitivamente sí carga con mi mirada atenta y la de su papá.