Papá, mi primera palabra…


Siempre dicen que niñas con papás y niños con mamás... generalmente sucede, pero en casa nuestro baby vive y mata por los dos.

"Qué hago, en qué te ayudo, descansa que me toca hacer guardia"

Realmente Mati y yo tenemos muchísima suerte de tenerlo en nuestras vidas.
Papá antes de Mati no tenía ni idea de cómo cuidarlo, tenía miedo de cargarlo y quedarse con su bracito en la mano! o peinarlo y dejarle el peine ahí!, bañarlo, darle de comer, típicos miedos de papá y mamá primerizos.

Y si lo cargo y se me cae? si lo apreto muy fuerte? si me duermo y no lo escucho? si nunca para de llorar?

Tuve primeros meses de enseñanza y de aprendizaje mutuo. Los 2 lo cambiábamos juntos, lo bañábamos juntos, salíamos con él al parque y almorzábamos juntos.
Esos momentos de a tres, increíbles...

Papi es un excelente cambiador de pañales, muchas veces lo hace mejor que yo.
Él hace el primer cambio del día, él le prepara la primera y última mamadera (mientras Mati lo escucha de la cocina al cuarto esperándolo atento), me ayuda a bañarlo, muchas veces le escoge la ropa (la cual mamá cambia a las 2 horas jajajaja), salen juntos, cantan juntos y se llenan de besitos.

No fue nada difícil que los 2 se acostumbren a sus estilos.

La clave es dar la mayor confianza posible a los papás y hacerles entender que son tan importantes como nosotros. Si un día mamá no está, está papá. Y lo único que papá no podría hacer es dar la teta, pero si la mamadera! Yo me crié con mamá y papá, un papá trabajador que supo acomodar su vida para crecer junto a sus hijos. Mamá ahora me cuida desde el cielo y papá es un papá - mamá increíble. Con mis hermanos amamos a los 2.  Eso quiero para mis hijos. Que sepan que los 2 estamos para ellos, siempre, 24/7.

Ahora que Mati ya está más grandecito, el amor y complicidad por papá crece!
Los fines salen juntos para que mamá descanse, papá me ayuda con la comida algunas veces (el puré que hace es increíble!!!), juegan, se burlan de mamá típico de hombrecitos jajajaja, tienen sus códigos, comparten muchas cosas como por ejemplo las clases de natación o los paseos a los kioskos para comprar revistas de carritos. 

Su primera palabra fue PAPÁ (en realidad fue páaapa, con acento italiano jajajajajaja) mejor palabra que esa no pude tener!

Yo simplemente me derrito viéndolos crecer tan unidos.
Desde lo que puedo ver en casa recomiendo a todas las mamis dejar que los papis estén muy cerca de nuestros babies, que los esperen llegar del trabajo si es posible, que compartan las mañana, los juegos, las risas, los pañales aunque sean un desastre, los chanchitos, que tengan errores miles, que aprendan, que compartan.  Y a los papis que no tengan miedo de equivocarse, nosotras no somos perfectas, ustedes también pueden hacerlo.
Sean felices ensuciándose, corriendo por la casa, caminando por el parque y volviendo a ser niños otra vez.

*En esta foto, Mati & Papi en las clases de estimulación a los 7 meses...