No quiero un hijo machista



Desde hace unos días Gabriel ha cogido una fiebre que jamás pensé le tocaría... Está muy bien de salud, nada malo, gracias a Dios!!
Más bien, le ha dado esa fiebre de fanáticos... Se ha pegado mucho con Frozen! Sí! Con esa peli bella sobre unas hermanas, magia y poderes de hielo.
Y, ¿por qué cuento esto? Creo que es normal que los niños se peguen con personajes por épocas. Primero fue mickey y elmo, luego Toy story, Backyardigans, Hulk… Y ahora Frozen!
Para mí fue normal. Unos personajes más.Pero otras personas no piensan igual que yo... Ni siquiera los mismos creadores de juguetes. Pueden creer que no hay mochilas "para niños" del bello Olaf?? Vas a la tienda y preguntas y te dicen: Es que es una película de niñas, pues!!! (??????)
Mi hijo es niño y le encanta Frozen.
Es niño y adora jugar a la cocinita con sus compañeritos del nido y me trae feliz lo que prepara.
Es un niño que ve a su papá ayudarme cuando estamos juntos... Que ve a papá barrer, hacer compras y preparar biberones al igual que mamá.
Gabriel sabe que puede jugar con una muñeca y le gusta empujar los coches de juguete llevando al bebé. Él no sabe qué cosa "es para chicas" y qué cosa no... O "eso solo lo hacen las mujeres"
Gabriel está creciendo viendo a su padrino cocinar y a su abuela también. Sabe que papá lava un biberón, un plato y que cuando él crezca también podrá hacerlo. Por ahora limpia con trapo cuando ensucia algo y nos ayuda con el recogedor.
Él disfruta de muchas cosas que antes se evitaban porque se pensaba equivocadamente que eran cosas de niñas. Mi hijo no sabe diferenciar entre hombre y mujer, muy aparte de las características del cuerpo. No existen tabús para él… ni tampoco ideas de superioridad… No piensa si algunas tareas son o no para él.
Mi hijo seguirá creciendo pensando así. Seguirá disfrutando del fútbol, de hulk, y de cantar “Libre soyyyy” y me dirá todos los días “¿Y si hacemos un muñeco?” Jugará, si es que quiere, con una muñeca algún día siendo el papá y cocinará para mañana más tarde preparar el almuerzo con su yeya y cargar con la misma pureza a su hijo o hija. Gabriel pateará tan fuerte una pelota con papá y dejarán, también, los platos limpios ayudando a la yeya.

Voy a criar a un hijo sin miedo al qué dirán… No le impondré juguetes, gustos ni colores… No le diremos que los hombres no lloran porque es completamente falso… También lo hacen. Trataré hoy y siempre de NO crearle estereotipos, de respetar a los demás y a sí mismo.