Mala madre



Hace varias noches Naya no ha estado durmiendo bien y se está levantando a llorar en medio de la noche. En el día, ella gasta muchísimas energías y en la noche está tan cansada que no puede llegar a dormir sola. Esto, me está agotando emocional y físicamente porque al no dormir ella en la noche, en el día también se pone a renegar por lo que ella considere necesario.

Las ideas de como calmarla, consolarla y hasta hacerla sentir mejor se están agotando. Es más, últimamente siento como si mi paciencia no se recargara de la noche anterior y a la primera queja o llanto me molesto y termino resondrando a mi hija.

Me siento una mala madre. Siento como si no conociera más a mi hija y todo lo que hace me parece extraño y me molesta que ahora presente ese tipo de comportamientos. No significa que haya dejado de amarla, porque eso es imposible, pero siento que las ganas de ver el lado positivo de las cosas, han disminuido.

Me estoy convirtiendo en la madre que nunca quise ser. A veces, hasta veo que mi actitud es la de alguna madre que vi en la calle reaccionando mal contra su hijo e inmediatamente me siento terriblemente culpable porque no es la forma como había planeado criar a mi hija.

Y es que mi plan, era ser una madre amorosa y paciente. Una madre que sabe enseñar con amor y frente al dolor o tristeza de su hijo; yo iba ser la mamá que iba a sentarse a explicar con mucha paciencia a su hijo cómo funciona el mundo. 

Pero lastimosamente, las cosas no están saliendo como he planeado, pero no me voy a rendir. Estoy casi segura de que esto es parte del proceso de aprendizaje y juntas vamos a seguir aprendiendo mutuamente. 

Estoy muy cansada, es más! estoy agotada! Pero veo la luz al final del camino y no me voy a rendir. 

 Algún consejo mamis? Yo feliz de aprender de ustedes.