Los cuentos de mamá



Leer para mí es tan vital como respirar, comer, beber y… [Inserte aquí cualquier otra actividad vital]
En fin, creo que queda lo bastante claro de lo mucho que me gusta leer ja,ja,a. Y si me pidieran que escoja un género creo que escogería el narrativo, en especial, los cuentos.

Los cuentos tan llenos de fantasía, sueños y magia siempre encierran mensajes importantes para nuestra vida.

Me ha pasado que me gusta tanto un cuento de Mateo que me lo vuelvo a leer y a leer. En mi sala, tirada en mi mueble favorito, cojo el cuento y como si tuviera tres aún me emociono con cada página.
El cuento me sirve como inspiración porque a veces los adultos estamos tan oxidados, que necesitamos esa “aceitadita” de imaginación para volver a hacer lo espontáneos, graciosos o creativos que solíamos ser cuando éramos pequeños.

Aquí les comparto mis cuentos favoritos, para que todos juntos nos demos esa “aceitadita” de creatividad:

La princesa y el chicharo.-
La historia de un príncipe que quería casarse con una princesa pero esta debía ser una princesa de verdad. A veces las apariencias engañan y las personas nos terminan sorprendiendo con sus capacidades.

Snegurochka, la doncella de nieve.-
Ella es la hija de la primavera y la helada, quien anhela la compañía de humanos mortales. Llega para alegrar la vejez de unos ancianos y pronto conocerá el amor aunque este haga que literalmente se le derrita el corazón.

Los cuentos de Beedle el Bardo.-
Es una recopilación de varios cuentos que muestran a diversos personajes del mundo de magos creado por J. K. Rowling. Cada narración habría sido escrita por Beedle en el siglo XV d. C. con fines didácticos. Si te gustó Harry Potter, este es para ti.

¡Despierta, mamá!
Este libro es la perspectiva de diferentes situaciones contadas por un lindo ratoncito llamado Miko. El pequeño ratoncito quiere despertar a su mamá pero aún es muy temprano. Él quiere jugar y su mamá solo dormir. ¿Alguien se siente identificada? Es una historia que me hace recordar mucho a mi chiqui.


¿Quién dice que los cuentos son solo para niños? Sin duda podemos disfrutar de ellos y compartir con nuestros hijos. ¿Cuál es tu cuento favorito?

Besos,