Dejaré de extrañarte el día que te vuelva a ver


Te extraño, te extraño tanto que duele, extraño no poder darte un beso, extraño no poder oír tu voz ni ver tu carita sonreírme, extraño poder abrazarte...si tal vez te hubiese abrazado fuerte fuerte esa noche tal vez no te hubieses ido. 

Extraño ver cómo te verías, como hubieses crecido, todo lo que hubieses aprendido, extraño el hombrecito en el que te hubieras convertido. 

Extraño todo aquello que no vamos a poder vivir acá.

Si yo sé, tenías que irte, lo entiendo, lo comprendo, lo acepto con una paz que nunca pensé tener pero hay días en los cuales me pregunto: por qué tan pronto? Por qué no pudiste quedarte conmigo un poquito más? Solo un poquito más?

Desde que partiste no ha habido un día que no piense en ti, que no te recuerde, que no te mencione, que no hable contigo, ni un día y así será hasta que nos volvamos a encontrar. 

Te voy a extrañar todos los días mi chiquito hermoso, todos los días!!!! Nunca tu ausencia se convertirá en una costumbre, jamás te volverás tan solo un recuerdo, mientras yo viva tu vivirás en mí y serás presente no pasado.

Sé que estas en un lugar maravilloso, siendo feliz, creciendo, evolucionando y aprendiendo, cuidándonos a todos y haciendo presente cada vez que puedes pero sabes qué? Acá se te extraña mucho...se extraña tu alegría, tus ocurrencias, tus travesuras, tu risa, tu voz, tus abrazos, tus besos pegajosos, tus manitos gorditas, se extraña tu olor...simplemente se te extraña con cada respiro.

Guardo la tímida alegría de saber que cuando me toque partir ahí estarás tú para recibirme y ayudarme en mi transformación así como debí haber estado yo para ayudarte en la tuya pero como tú eres un alma mucho más evolucionado que la mía tu no me necesitabas en cambio yo si te voy a necesitar, voy a necesitar tu mano y tu Luz...sueño mi Gabriel con el día en el que vuelva a ver tu carita nuevamente...ese día podré decir que he vuelto a ser completamente feliz! 

Pero mientras ese día llega seguiré teniendo tu corazón latiendo junto al mío, seguiré alimentándome de ti, de tu luz, de tu amor, de tu fortaleza  y tu mi chiquito sigue sosteniéndome como hasta ahora y si caigo dame la mano cómo te la daba yo cuando estabas aprendiendo a caminar y levántame y dime que todo estará bien. 

Te ama 

Mamá