De los "juguetes" favoritos y sus enseñanzas


Como cualquier mamá, siempre estoy atenta en las tiendas de juguetes para ver qué hay de nuevo para poder comprárselo a Mati. Ojo que no le compro algo todos los días, pero de vez en cuando provoca ver su carita de felicidad con algo nuevo. Pero mientras Mati iba creciendo, sus gustos fueron cambiando.

Con el tiempo me di cuenta de que todos los juguetes que Matias tenía no eran tan importantes para él. Por ejemplo, de 100 juguetes sólo les agarró camote a 5 y eso que creo estoy exagerando. A veces me da un poco de pena ver tantas cosas en su cuarto, muchas a las que ni siquiera les a prestado más de 5 minutos de atención en toda su vida.

Mi hijo sigue jugando con las cosas que le compramos o que le han regalado, pero como cualquier niño, convierte lo que sea en lo que a su imaginación se le antoje. 

Les dejo aquí algunas cosas que Matias ama y prefiere mil veces antes que cualquier juguete carísimo.

Papas y cebollas: Su primer juego favorito en la cocina es pasar las papas de su lugar, al lugar de las cebollas. No me pregunten por qué, pero cada vez que me acompaña a hacer algo en la cocina va directo a hacer eso. Al final del día regreso todo a su sitio y al día siguiente Mati abre esa puerta y pone cara de molesto cuando no las encuentra "En orden".

Los tuppers: Tupper en una mano y tapa en la otra, corre como delincuente por la sala y la terraza y cuando se cansa me los da en la mano por dos segundos, me los vuelve a quitar y empieza la carrera nuevamente. Yo tampoco entiendo...

Las llaves: Matias no tiene interés alguno en las llaves de la casa, él sólo quiere llaves de carro. No hace nada con ellas, simplemente las agarra y no abre la mano hasta que el dueño/a se tenga que ir y empieza el llanto como si le hubieran cortado la mano. 

Botellas de agua: Si son de litro y medio son perfectas para él y si están llenas, aún mejor. Las levanta y las pasea por dónde vaya.

Vasos de café: Cada vez que compramos café, tenemos que: a) Escondernos de Matias, b) Pasar el café a una taza de la casa, o c) Pedir que porfis porfis nos regalen un vaso en la tienda (Hasta ahora nunca me han dicho que no). Y qué hace? Nos imita, y hace como si tomara algo. Ese es su vacilón.


Matamoscas: Lo usa de bastón, de pala, escoba, etc, etc. Cuando ven a Matias caminar con un matamoscas en la mano OBVIAMENTE es un matamoscas limpio pues! Miles de personas (Mujeres por supuesto) me han preguntado: Está limpio no?... No señora es el que usamos en la casa para eliminar insectos voladores no deseados… Plop.

Escobas, trapeadores y recogedores: Estos se llevan el puesto número uno de todo lo que mencioné antes, sobre todo las escobas. Cuando vamos por la calle, en el club o hasta en mi casa, Matias deja de hacer lo que sea por correr a agarrar una escoba y "barrer". Entonces, para que estuviera feliz y con una escoba de su tamaño, mi suegra le compro dos minis. Ahora tiene una siempre en el carro y una en la casa. Así que ya saben, si ven a un bebé caminando con una escoba naranja, es mi hijo.

Es gracioso ver a mi hijito dormir y darme cuenta que siendo tan chiquito, puede enseñarme tanto. Él no necesita los mejores juguetes para divertirse, no, él se conforma con las cosas que tiene y que lo hacen feliz.  

La vida es mucho más fácil de lo que pensamos, cuando vemos y actuamos desde la inocencia y pureza del corazón de un niño. Muchas veces nos olvidamos de disfrutar sin prisas, de reír y de celebrar esas pequeñas cosas que no tienen precio y están esperando por nosotros para hacernos felices. 

Los niños hacen de cualquier circunstancia una oportunidad para explorar y convertirla en una enseñanza. La próxima vez que te enfrentes a un reto, piensa como niño, y emociónate en encontrarle una solución. 

A lo largo de nuestras vidas, nos quejamos de las cosas que nos faltan, y nos olvidamos de agradecer por todo lo que tenemos. El agradecimiento es la clave de una vida en abundancia. Toma todo lo que tienes, y haz lo mejor que puedas con ello. No mires a los lados para compararte, sólo mira arriba para inspirarte, y hacia abajo para dar la mano.
  
Gracias mi bebé por enseñarme tanto todos los días de tu vida.




Fuente: Elianatardio