Cuidado con las bacterias en la lonchera


Ahora que nuestros hijos ya empezaron las clases, una de las cosas que casi todas las mamis tienen que empezar a ver cada día es el tema de la lonchera, para algunas un dolor de cabeza para otras no tanto. Ahora en la web podemos encontrar ideas muy buenas que nos pueden ayudar en esto, sugerencias prácticas y creativas para variar un poco lo que les enviamos. Sin embargo, una de las cosas que he aprendido desde que mi hija va al nido es que no sólo es importante que la lonchera sea variada, atractiva para ellos, nutritiva sino que además debe conservarse en buen estado hasta el momento de su refrigerio, esta es una de las cosas que más me preocupa y a la que más énfasis le pongo a la hora de preparar su lonchera, especialmente en estos días de tanto calor.

Debemos tomar en cuenta que entre el momento que la preparamos hasta el momento en que se la van a comer son aproximadamente 4 horas o a veces más, en ese tiempo y dependiendo de la época de año algunos alimentos pueden desde enfriarse mucho en invierno o hasta malograrse en verano, y todo nuestro esfuerzo mañanero sería en vano. No sólo nuestros hijos podrían no comer la lonchera porque no les gustó o porque les pareció que olía raro (mejor si no la comen), pero en el peor de los casos, si llegan a consumir alimentos en mal estado podrían contraer alguna enfermedad estomacal por alguna bacteria en ellos, y eso sería terrible, así que mejor es evitarlos.

Por eso es importante tener presente ciertas recomendaciones y cuidados con los alimentos y la forma de preservarlos para que estos no supongan un riesgo de intoxicación alimentaria. Aquí algunos consejos que no podía dejar de compartirles los cuales he ido recopilando y que me han ayudado un montón para que mi hija consuma una lonchera rica, saludable y en buen estado:

La lonchera: 
Es recomendable que en lo posible la lonchera esté recubierta con material aislante por dentro, las pueden encontrar en cualquier Super, Saga, Ripley, etc. Este tipo de lonchera permite que los alimentos conserven su temperatura ideal por más tiempo y evita que el calor eche a perder los alimentos, propiciando así el crecimiento de bacterias. 


Para los refrescos y bebidas:
Cuando les enviamos bebidas a nuestros hijos debemos tomar en cuenta que no es lo mismo en el momento de la preparación que después de 4 horas, por eso no es recomendable enviarles jugos como papaya o fresa con leche, sino más bien refrescos. Los jugos pueden echarse a perder más rápido y en el caso de la papaya se endurece. Los refrescos o bebidas como infusiones o emolientes son una mejor opción.

En cuanto al envase es preferible usar termos para enviar las bebidas, ahora los hay en modelos para niños con cañita y me parece lo más seguro para que se conserven bien, es muy útil para la época de mucho calor en el que pueden malograrse los refrescos o en época de invierno, en la que los enanos se andan enfermando de la garganta, entonces es mejor evitar que las bebidas estén muy frías, además que en estos recipientes les puedes enviar incluso leche o avena sin problema.




Para las ensaladas:
En este caso es mejor enviarles las verduras picadas pero sin aderezar ya que el limón con la sal oxidan más rápido las verduras, se ponen muy húmedas y ya no muy agradables. Es mejor enviarle el limón y un poco de sal aparte, cosa que ellos lo aderezan a la hora de comerlo o podemos pedirle a la maestra que los ayude.

Para mantener alimentos tibios:
Hay algunos alimentos cocinados que al enfriarse dejan de ser muy ricos como las frituras, sándwiches con hot dog, tortillas, nuggets, aunque se pueden comer fríos es preferible aislarlos del calor o la humedad, para esto pueden utilizar papel de aluminio o papel manteca para envolverlos, esto evitará que se puedan echar a perder. En el caso de los sándwiches es preferible que en época de calor no se les ponga mayonesas o cremas, evitar además la jamonada o quesos serranos, es mejor el queso fresco pasteurizado.



En el caso de los niños que van al colegio por el horario tan largo (que en lo personal no me parece), no llegan a casa hasta después de las 3 de la tarde, entonces muchos padres optan por enviarles almuerzo. Si le envías almuerzo  la mejor forma de conservarlo es en termo, tipo cooler, estos conservan los alimentos por más tiempo pues al ser comida aderezada, menestras, pescado o pollo hay un riesgo mayor de que se malogren.


Para la fruta:
Para conservar la fruta depende de si la envías cortada o entera y con cáscara, si la envías entera no hay mucho problema porque así se conserva muy bien, excepto el plátano, fíjate de no enviarle un plátano muy maduro pues al estar en un empaque cerrado, como es la lonchera, suele remadurarse en menos de una hora, me ha pasado.

Ahora si sus hijos aún no comen la fruta entera, sino que se la envías cortada o en cuadraditos una forma muy simple de que se conserven y no se oxiden rápido es echando unas pocas gotitas de limón, esto sirve especialmente en el caso de las manzanas, peras, durazno y en ensaladas de fruta. Otra opción es pedirle a la maestra que se le corte la fruta en el refrigerio y le entregas a ella un cuchillo pequeño en caso no tenga.

En época de mucho calor, es más difícil que la fruta cortada se conserve, para esto el melón y la sandía son dos frutas que se mantienen frescas por largo rato, si las has tenido en el refrigerador mejor, envíaselo frío.

Alimentos no perecederos:
Hay alimentos que no necesitan mucha preparación o estar aislados y no se malogran fácilmente, tales como: galletas, trigo atómico, hojuelas de maíz, chifles, pop corn y Kekitos, son snacks saludables y perfectos para que lleven en la lonchera.

Lo que no debemos enviar:
Primero que nada las golosinas como caramelos, chizitos, galletas con cremas o cereales de colores no debería estar incluidos en una dieta saludable, son golosinas que pueden consumir de vez en cuando, pero no como alimentos regulares, incluso hay nidos que les prohíben llevar esto. Tampoco gaseosas o jugos con preservantes, es preferible enviarles agua sola si no tuviste tiempo de hacerles refresco.

La limpieza:
Antes de preparar la lonchera lavarse bien las manos.
Mantener limpia y seca la superficie en la que se preparan los alimentos
Fijarse que los utensilios y tablas de picar estén limpios.
Es mejor tener una tabla de picar sólo para frutas.
Lavar bien los alimentos antes de prepararlos.
La lonchera se debe mantener limpia a diario, por dentro y por fuera
Lavar bien tapers, cubiertos, tomatodos, etc.
En los envases de bebidas siempre fijarse que la cañita este limpia por dentro, por ser difícil de lavar se pueden quedar pequeños restos del refresco de frutas y acumular bacterias. También es buena idea ponerlas en agua caliente.

Nota: siempre revisar la fecha de vencimiento de los alimentos empaquetados.


Estos son algunos puntos que vale la pena tener presentes, de hecho que muchas de ustedes ya lo vienen haciendo e incluso tienen otras buenas recomendaciones no mencionadas en este post, que sería bueno las compartan para todas las mamis que estamos aprendiendo a preparar loncheras seguras. Sus comentarios y consejos serán muy bien recibidos por aquí.