Cosas que NO sabes HASTA que te conviertes en padre



La mayoría de mis amigas no bloggers, son mujeres solteras, felices, profesionales, sin hijos. Aplauso para ellas. Me encanta tenerlas en mi vida, pero siendo 100% sincera, compartir cosas de mamá con ellas es difícil. No porque no me amen o adoren a mi hijo, lo hacen! Pero es que la cruda realidad te demuestra que hay cosas que SOLO un persona que es padre puede entenderte. Aquí algunos ejemplos:

1.- Puedes sobrevivir con poco. Muy poco.
Solía comprar semanalmente algo de ropa, salir casi todos los días con algo distinto. Taco 10, falda, en fin! Había tanto para elegir! La realidad es que durante los 9 meses de embarazo me la pasé comprando todo lo que se puedan imaginar para mi bebé. Parte de ello era que no podía seguir comprándome ropa a mi porque ya no me entraba jajajaj.

Compré todo: pijamitas, camisas, jeans, todos los chupones, zapatos, mantas, frazadas para la cuna, bouncer, columpio, etc etc etc. Nombren algo y les diré que pueden encontrarlo….en mi depósito?
Efectivamente, si algo he aprendido siendo mamá es que no es necesario tanto. Que de hecho, es necesario muy poco para sobrevivir el día a día.  Confieso que paso mis días en jeans y leggins, que ando sólo en ballerinas y que mi hijo siempre está con algún enterizo jugando por ahí. Le he puesto camisa 3 veces y tiene 1 año. El bouncer lo usó hace poco recién para poner a su oso de peluche encima. Hay tantas cosas que no son necesarias. 

Como mamá, tu comodidad y la de tu hijo es primero. Si es posible el niño se pasará el primer año en enterizos que lo único q podrían tener diferente es el largo de la manga.

2.- El sueño es sagrado
Y con esto me refiero al de nuestro hijo y al nuestro! No digo “el sueño es reponedor”…digo EL SUEÑO ES SAGRADO. 

Antes recuerdo que pasaba las madrugadas bailando, leyendo un libro o viendo una peli. Esos días en los que pongo en mi descanso en segundo plano, pasaron. Apenas Jose Ignacio duerme, aprovecho en hacer todas las cosas de la casa y obviamente sin hacer ruido…porque el que él se despierte significa dejar todo lo demás y dedicarme a él. 

Por las noches, duermo a mi hijo muy temprano y yo caigo justo después de que él cierre los ojos. ¿Por qué? Porque sólo un padre sabe lo importante que es levantarte fresco al día siguiente sabiendo que tienes que encargarte de un niño con una energía inagotable. NECESITAS dormir bien y dormir varias horas, todas las que puedas. 

Nadie dice que nunca salga, pero sólo Dios sabe cuánto me pesa al día siguiente cada hora no dormida! Jajaja

3.- No estar “haciendo nada” es a veces “estar haciendo todo”.
Sobretodo en los primeros meses en los que nos convertimos en mamás. Normalmente siempre he sido una persona super activa y hacía mil cosas a la vez, pero cuando me convertí en mamá, dedicaba mis mañanas enteras a estar abrazada de mi hijo. Me dedicaba a contemplarlo y tenerlo sobre mi pecho. Dejé para después los platos, la limpieza de la casa, etc. Y aquí viene el consejo que cambió mi vida “PIDE AYUDA”. Mi familia y amigas venían a visitarme y siempre se ofrecían a lavar algo, cocinar algo, dejar algo para mañana, ordenar un poco la habitación, etc.  Eso realmente fue quitarme un peso de encima. El que se ofrezcan a hacer estas cosas me hizo inmensamente feliz porque me permitieron descargar un poco ese lado, para poder aprovechar el tiempo con mi hijo y nuestras primeras semanas juntos. 

Así que amigos de mamás primerizas…OFREZCANSE a ayudar en casa! Esa será una visita que valoraremos mucho!

4.- if it ain´t broke don´t try to fix it
Cuando comencé a ser mamá (es decir, los primeros meses) siempre intentaba mantener entretenido a mi hijo. Le daba todos los juguetes, le cambiaba a todos los canales, le bailaba, le cantaba, le saltaba, hacía todo. ¿Resultado? Yo muerta del cansancio y el niño aburrido de mi. Jajaja 

Es la realidad. 

¿Qué aprendí con el tiempo? Que a veces ¡es necesario actuar sólo cuando lo solicitan. Jose Ignacio está jugando con un pedazo de cartón sentado en la mitad de la sala…pues no oirá ni mi respiro hasta que él decida voltear a mirarme. Cuando se aburra de su cartón y lo vea inquieto, le daré otra cosa, cuando se aburra de estar sentado lo acompañaré a caminar, cuando se aburra de caminar nos sentaremos de nuevo…Será a sus tiempos. A los niños se les nota cuando están aburridos, no sé por qué a veces los padres tenemos la necesidad de meternos en sus momentos de paz y buscar estimularlos a como de lugar. 

¿Y saben qué? Lo mismo con muchísimas situaciones de la vida. QUE FLUYA! Dejen que las cosas se den solas y a su tiempo. Si estás en una situación feliz, cómoda, retadora, que te hace sentir plena….por qué nos esforzamos a veces por buscar un cambio innecesario?

5.- Lo valioso de la hora del desayuno/almuerzo/comida
A veces subestimamos estos tiempos. Nos hemos dedicado a comer paradas, a comer en 2 segundos, a mezclar entrada, segundo y postre en el mismo plato y comer con cuchara jajajja TODO porque nuestros hijos siempre demandan nuestro tiempo y es lindo! Pero, no me joroben…quién no se muere por un almuerzo bien taypá…imagínense…Papita a la huancaína…arroz con pollo…mazamorrita…Si quieres viendo tele…o leyendo…o simplemente contemplando tu plato…saboreando cada bocado… con tu inca kolita más! Esto para a mayoría de personas sin hijos puede ser algo del día a día y la única urgencia puede ser el volver al trabajo o terminar algún pendiente laboral…Pero para un padre es casi el deseo que pides cuando soplas tu velita de cumpleaños.


Puedes creer que lo sabes! PERO NO lo sabes hasta que lo pasas! Así que en resumen, compra lo que necesitas y ahorra lo demás, duerme rico siempre que puedas, no te sientas mal si te tiras panza arriba, vive el momento y déjalo fluir y disfruta tus tiempos para comer rico porque...TODO ACABARÁ! Jajaja no mentira, porque si! Porque tienes que hacerlo! Aprovéchalo y sé feliz!