Más de un minuto de silencio

Hay cosas de las que usualmente no se habla en casa pero tampoco nos enseñan como es que se deben lidiar, la muerte es una de ellas. Hace unos días falleció un familiar y por más que pensaba en mis tíos y primos, hubo un tema que dio vueltas en la cabeza varias veces: los nietos de mi tía. Mis sobrinos aún son chicos pero uno de ellos ya es más o menos grande como para entender que es lo que pasa. Agradecí el hecho de que Anto aún sea muy pequeña como para explicarle las cosas pero tampoco puedo tapar el sol con un dedo y en cualquier momento tendré que sentarme a hablar con ella para decirle que alguien a quien ella quiere ya no estará más con nosotros.

Conversando con algunas amigas pudimos llegar a algunas conclusiones al respecto. El primer "No" es la mentira pues esto puede confundir más a los niños. Pero más alla de eso, ¿Cómo se deben plantear las cosas? Creo que lo que más nos preocupa es que palabras usar, que decir, que omitir. A modo personal creo que se debe decir las cosas de manera suave y lo más sencillo posible. Otro detalle es como lo tomarán después, los más pequeños no entenderán muy bien pues creerán que el tema de la muerte es algo temporal, como pasa en los dibujos animados. También hay que tomar en cuenta que debemos tener cuidado con las palabras que usamos, muchos niños le agarran temor a dormir pues cuando alguien muere les dicen que está descansando o que está durmiendo, por esto es lógico que los niños crean que si se van a dormir tal vez ya no despierten.


Independientemente de las palabras hay que saber que lo que más recordarán ellos será nuestra reacción y es que más allá de las palabras las imágenes quedan grabados. Por ejemplo, mi madrina falleció cuando yo ya tenía 26 años y estaba por casarme, no recuerdo nada de lo que se dijo en esos días, pero algo que me quedó grabado fue a mi madre llorando como niña. Nunca había llorado de esa manera y hasta ahora no ha vuelto a llorar así. Imagino que si hubiera sido más pequeña la imagen me hubiera asustado. Creo que es importante mostrar nuestro dolor pero tratar de evitar, en la medida de los posible, hechos que puedan asustarlo como gritos, desmayos y otros. Si saben de alguien que no puede controlar sus emociones o alguien que simplemente le gusta hacer teatro (sí, hay gente hasta en estos momentos les gusta llamar la atención), es mejor evitar que los niños los vean.

Si se trata de un familiar cercano debemos apoyar al niño en todo momento para que pueda entender el dolor y por más dificil que sea, enseñarle que la vida continúa y que debemos salir adelante. Si desea llorar que llore, todos sabemos que el evitar llorar hace más daño al organismo.



¿Alguna de ustedes ha tenido que explicarle a su peque sobre la muerte de alguien?