Mamá full time por elección



¿Por qué una madre decide renunciar a su trabajo y quedarse en casa a cuidar de sus hijos? ¿Es que no tiene aspiraciones?, ¿le sobra la plata?, ¿es floja? Como una mamá que tomó esa decisión muchas veces me he sentido juzgada, me imagino que otras mamás a tiempo completo les ha pasado. Últimamente percibo que sólo las mamás que trabajan son consideradas exitosas, dignas de imitar, mujeres empoderadas, a diferencia de las que se quedan en casa percibidas como de segunda clase, reducidas al estereotipo de la mujer que “sólo debe cuidar de la casa y criar hijos” como si el ser madre a tiempo completo fuera algo intrascendente, no olvidemos que “la mano que mece la cuna es la que gobierna el mundo”, entonces ¿quién se hace cargo de la mecedora? (me encanta esta frase). Es un hecho que la mujer está logrando equidad en muchas áreas, lo cual es digno de celebrar, poder llegar a tener esa libertad, ese derecho de toda mujer y hombre de elegir, de tener opciones y pues la de quedarse en casa también es una opción válida, que cualquier mujer y mamá debería poder tomar sin sentirse menos.


¿Por qué una madre decide renunciar a su trabajo y quedarse en casa a cuidar de sus hijos? lo cual es un trabajo también. Pues pueden haber muchas razones, así como las razones de una madre que elige seguir trabajando y creo que nadie puede decidir por ella pues no queremos madres en casa con sentimientos de frustración tampoco, pienso que hay muchas formas de organizar un hogar y cada cual debe hacerlo en función de sus propias necesidades pero en especial la de los hijos. ¿Por qué yo decidí renunciar a mi trabajo y quedarme en casa? Pues les comparto las razones por las cuales yo lo hice:

No tenia a nadie de confianza que se quede con mi hija; siempre he pensado que si tenia que dejar a mi bebe al cuidado de alguien esa seria mi mamá, quien mejor que ella, sin embargo no pudo pues trabaja o mi suegra pero ella vive lejos. Es verdad que cuando mama tiene que trabajar el apoyo de un familiar especialmente de las abuelas es invalorable y pienso que algunas veces no les damos el crédito que se merecen en la crianza de sus nietos.
Tener nana es caro y no me sentía segura; el contratar a una nana no era realmente práctico pues al final mucho de mi sueldo se iría en pagarle y no valía la pena. Pero además les confieso que ver tantos casos de maltrato a bebés por parte de sus cuidadores me hizo desistir de esa idea. Sé que hay empresas con buenas recomendaciones pero a mí me da pánico, a menos que pueda tener además la supervisión de un familiar, muchas mamis hacen eso.
Mi bebé necesitaba cuidados especiales, mi hija nació prematura y me la llevé a casa con menos de dos kilos y un sinfín de indicaciones sobre su cuidado y tratamiento, con terapias dos veces por semana, consultas medicas, etc. Lo cual requería de una atención dedicada, así que en esta caso la guardería también estaba descartada.
Intenté seguir trabajando pero no pude continuar, luego de mi licencia volví al trabajo, y a pesar del apoyo que me dieron por el tema de los cuidados y las citas continuas de mi bebe no pude manejar las responsabilidades de mi trabajo, me ausentaba constantemente y no cumplía con las metas, y aunque mi esposo que trabaja desde casa me apoyaba con la bebe, también se atrasaba en su trabajo, era un caos. Sentía que no hacia ni una ni otra cosa bien.
Tenía el anhelo secreto de ser mamá a tiempo completo, y digo secreto porque pensaba que una madre que no trabaja, con lo que se necesita ese ingreso en casa, era como alguien improductivo, una crianza a la antigua, prejuicios, pero tenía el anhelo al fin y, creo yo, debido al deseo de niña de tener a mi mamá en casa, si bien ella no tenía otra opción más que trabajar por el tema económico y en una época muy difícil para nuestro país, ese deseo de estar en casa con mis hijos estaba allí, escondido en mi subconsciente.

Con esto no intento decir que todas debieran sentir lo mismo, y no digo tampoco que estar todo el día haciendo quehaceres y cuidando de los hijos sea siempre una maravilla, es más, es agotador y algunas veces he sentido algo de nostalgia por volver al mundo laboral, en especial porque esto ha significado vivir de un solo sueldo y ajustar nuestros gastos, pero siento que es donde debo estar ahora. Si en este país hubiera verdaderos trabajos de medio tiempo sería una muy buena alternativa para las mamás que queremos estar con nuestros hijos y además generar ingresos. Otras alternativas son los trabajos free lance o emprendimientos pues hay también muchas madres que quisieran tener la opción de estar en casa pero necesitan el dinero que ganan para pagar las cuentas, es un hecho. 

Sin embargo, esta decisión aunque no me ha traído recompensas económicas si me ha dado muchas recompensas y satisfacciones que no tienen valor económico, que son las del vínculo afectivo que puedo tener con mi hija, el haber podido escuchar sus primeras palabras, enseñarle sus primeros pasos, jugar con ella y escuchar su risa, cantar juntas, consolar su llanto, aprender junto con ella, educarla y formarla en los valores que quiero que adquiera , acompañarla en cada etapa, atender sus necesidades diarias, recibirla cuando llega del nido, todo esto ha sido y es una verdadera bendición para mi vida y lo que es más importante es que es una bendición para la vida de ella también. 


Todo lo que puedo decir es que me siento realizada, como que sin saberlo pude alcanzar un logro personal, es chistoso porque no imagino a muchas mujeres que digan que ser mamá a tiempo completo es un logro, es que eso es exactamente a lo que me refiero y no sería posible sin el apoyo de mi esposo. Ser mamá a tiempo completo o trabajar fuera de casa, sea cualquiera de las dos opciones que tomemos va a traer consigo sus desafíos, sus pros y sus contras e incluso un cierto conflicto entre ambos casos pero, si además nos prejuzgamos entre nosotras, subestimamos la labor de cada una y andamos a la competencia es añadir mas presión de la que ya tenemos, no creen?