Madrastra ¿Yo?

Así como Disney siempre ha vendido ideas alejadas de la realidad sobre princesas y príncipes, también lo ha hecho con las temibles y odiadas "madrastras" ¿Por qué lo digo? Porque yo soy una.

Resulto que me enamoré de alguien que tenía un hijo de un compromiso anterior, mi esposo. Desde el momento en que conocí a su hijo, me hice acreedora a tener mi propio soundtrack. Cada vez que nos juntábamos, entre Peter (mi esposo) y R (su hijo) cantaban la canción principal de la novela "La Madrastra" que canta Laura Pausini específicamente el coro, ya saben "Víveme sin miedo ahora la la la..." 

Decirles que la situación fue fácil, simple, sencilla y llevadera sería mentirles porque considero que no lo fue. Para mi siempre estuvo claro que no quería ganarme su cariño con regalos ni esas cosas. Quería tener una relación basada en cariño y respeto auténtico y no por conveniencia. A mi favor tengo el hecho de que su mamá y mi esposo se separaron muchos años antes de que yo entrara en su vidas y lo digo porque gracias a este detalle él no me vería como la persona por la cual su familia no está junta.

Para ser la "madrastra" no hay manual, no hay libros de ayuda ni talleres ni nada de eso (al menos no que yo conozca). Era simplemente hacerlo a la natural, pues así no haya nacido de mi, él también es mi hijo y parte mi familia. Darles una fórmula es imposible porque no la tengo, hay momentos buenos y no tanto, momento fáciles y otros difíciles. No pretendo ser su mamá pues él tiene una y eso es algo que hay que respetar, así como me gustaría respete la futura nueva pareja de mi esposo, en caso decidiéramos separarnos algún día. Hay cosas en que no estamos de acuerdo pero ambos hemos aprendido a irlas conversando para que no haya problema. No me gusta llamarle la atención, para esto creo que es mejor primero hablar con su papá y si el considera adecuado lo conversa con él o lo hablamos entre todos.

En nuestro caso, creo que la llegada de Antonella facilitó las cosas. Al comienzo estaba preocupada pues temía que el factor "celos" haga sentir mal a R. Por suerte no fue así. Anto y él se adoran. Ella se ilumina cada vez que viene y reniega mal cuando se va.


Para las "no noveleras" les dejo la canción de las que les hablaba, que coincidentemente están pasado en este momento en la tv.

¿Alguna madrastra como yo por aquí que quiera compartir su experiencia?