Las buenas costumbres

Hoy día me senté frente a mi computadora para escribir y me quedé pensando en todo lo que había sido el fin de semana largo. Y llegué al tema de las costumbres.
En cada familia hay diferentes costumbres. Unas buenas y otras no tan buenas; así que, ahí esta el truco: adquiriR las buenas costumbres o formar las tuyas con lo que tu crees que es lo mejor. Y cuando eres mamá... con mayor razón. Porque pasa que uno viene de una familia con miles de costumbres y cuando tu vas a formar tu propia familia, a veces lo das por sentado, pero creo que es muy importante pensar bien qué costumbres son las que realmente quieres tener en tu nueva familia.
Porque vas a tener un bebé que va absorber cual esponja todo lo que tú le enseñes, entonces uno como madre debe tener claro la forma de crianza y las costumbres que darán marco a esa nueva familia. Y muchas costumbres terminan siendo tan parte de la rutina del día a día que te va detemrinando como persona.
Por ejemplo:
¿Quienes tienden su cama todos los días?
Cuando yo era soltera, los fines de semana y algunos días de semana lo hacía, pero siempre teníamos ayuda en la casa y con la flojera o las otras tareas del día (que uno cree son más importates), dejas de tender la cama. 

Cuando me casé, no teníamos ayuda al comienzo y yo, con mi afán de mantener el orden del cuarto... tendía la cama siempre. Ahora, 6 meses después, tenemos ayuda! y adivinen qué: ya no tiendo la cama! ni siquiera los fines de semana! ¿Qué pena, no? porque el hacerlo tiene mucho significado: Empiezas con 1 tarea y la terminas en 3 minutos. Te sientes bien por haber terminado algo que te propusiste y encima, ves tu cuarto mucho mejor! luego en la noche disfrutas echándote encima de esa cama limpia y ordenada que tu mismo lo hiciste. 


¿Quienes toman desayuno con su familia?

Son muy pocas las personas que conozco que toman desayuno en familia. Y esto me da mucha pena porque son minutos mágicos para la familia. Todos tienen horarios distintos y los almuerzos se complican porque algunos están trabajando, otros en el colegio, otros en la unversidad y otros durmiendo. Pero en el desayuno; creo que toda la familia puede tratar de encajar sus horarios para que lo puedan hacer. En mi casa de soltera, siempre! desde que tengo uso de razón jaja hemos desayunado juntos. ¿Y, esto que generó en nosotros? que conversemos más, que nos contemos nuestras cosas, que sepamos del otro, que nos alimentemos como familia y empecemos un día mejor! Ahora que estoy casada y con 1 bebé! lo sigo haciendo. Mi esposo tiene que salir temprano y yo no; pero ese no es motivo para que el coma solo. Yo lo acompaño (al menos que este zombie por malas noches y duerma) pero tratamos de siempre desayunar juntos. 


Pasa lo mismo con las cenas, ¿Quienes cenan en familia todas las noches?

Esto a veces podría funcionar con las familias si es que salen a horas similares del trabajo y no es muy tarde para comer con sus hijos. En mi caso, yo espero que Arturo llegue de trabajar y comemos los tres juntos y así conversamos de nuestro día y de todo lo que queramos compartir.
Estas costumbres de compartir las comidas son muy importante y más aún cuando tienes hijos; porque es una forma de poder saber cómo están todos. Puedes mirarlos, puedes defintivamente sentir cómo están, los escuchas y todos se unen más y de una forma mas natural. 
Otra costumbre que me parece interesante es la depasar el domingo en familia. ¿Quienes lo hacen? Cada día hay menos familias que guardan el domingo para ellas. Los hijos crecen y quieren salir con los amigos y uno dice... Pero es domingo! pero si la costumbre no está bien sembrada... los hijos no la van a seguir. Yo no digo que si o si tienen que estar todos juntos todos los domingos. Pero cuando los padres buscan hacer planes con la familia y unen a sus hijos para ver "qué van hacer", yo creo que ahí está la mágia de esta costumbre. Lo importante es compartir; entonces, busquemos que el domingo sea para compartir actividades que todos los miembros de la familia puedan hacer y sobretodo, que les guste hacer. No perdamos ese día porque si durante la semana nos vemos poco, el domingo tiene mucho para alimentarnos y hacer que temrinemos una semana con mucho amor. 
Los Juegos de mesa en familia! ¿A quienes les gusta?

Puede ser que uno cuando va creciendo la va gustando menos y menos los juegos de mesa estilo Monopolio pero cuando son pequeños hay que aprovechar y darse tiempo para un sábado en la tarde tomar un lonche y ponerse a jugar con la familia. Algunos me dirán, pero vemos peliculas en la sala y estamos todos juntos. Si! pero interactúan?
En cambio, con los juegos de mesa, la familia está "obligada" a conversar, a reírse, a conocerse, a aprender, a muchas, muchas cosas que lo único que hará será enriquecerlos. 
images-1.jpg
Lavar los platos después de comer. Jaja a nadie le gusta, pero es parte de una costumbre que te lleva a muchas cosas buenas! Y creo que esto nos lleva a realizar tareas del hogar en familia mas que solamente lavar los platos. Esto hace que se genere un ambito de responsabilidades compartidas, de hacer algo por la casa y en familia. Todos interactúan, se ayudan y luego ven los resultados. Así les enseñas a tus hijos que pueden hacer tareas básicas del hogar de forma divertida. 
Cocinar: A mi no me gusta cocinar, para nada! pero soy conciente de que cuando Iker crezca, será divertido cocinar juntos los tres. Cocinar es una actividad en la que hace que todos participen, colaboren y sobretodo conversen de algo en específico. Así los hijos aprenden a cocinar, a seguir instrucciones y nosotros hacemos del almuerzo un momento aún más divertido. 
Preguntarle a sus hijos qué les gusta hacer. Aunque no suene a una costumbre como las anteriores, preguntarles esto a sus hijos hará que sepamos qué les gusta y así podamos hacer actividades mas a fines. Muchas veces los padres deciden cuál será el plan de fin de semana y dan por sentado que sus hijos también lo quieren... pero no es así. Una familia está compuesto por varias personas y cada una con diferentes gustos. Si nos interesamos en el otro; aprenderemos a buscar actividades qe nos unan más y la pasaremos mucho mejor. 
Escribir sus metas - deseos - lo que quieres lograr - lo que quieren ser: Esta costumbre me la inculcó mi padre; cuando era pequeña, yo misma escribía una carta con cómo voy a ser el siguiente año: qué mejoraré, que quiero lograr, etc y la cerraba y la guardábamos en la caja fuerte. Al año siguiente, mi papá me hacía acordar, ibámos a la caja fuerte y me la entregaba. Yo solita la abría y la leía cuando me sintiera preparada. Luego escribía otra y así todos los años. Lo dejé de hacer cuando crecí y ahora tengo 1 del recuerdo que me hizo pensar en que es una buena costumbre para rescatarla ahora que tengo a Iker. Te hace reflexionar sobre tu año y también hace que sueñes y te pongas retos tú misma.
¿Qué opinan? ¿Cuáles son sus viejas y nuevas costumbres?
Hay millones de costumbres en cada familia y creo que vale la pena compartir aunque sea una! Así nos ayudamos.
#UNIDASDECORAZON