Cuando mamá también llora


¡Hola, niño guiande!

Últimamente hemos tenido días de locos. Hemos ido a ver a papá pocos días, hemos regresado. 

Hemos ido al nido y no te gustaba que me fuera. Estoy llevando TRES cursos en la universidad (Sí, TRES en verano). Tu horario de dormir ha variado y ya no quieres acostarte temprano. Nos despedimos del pañal y saludamos a las corridas, a las dobles mudas, a la limpieza con periódico, papel, toallitas y todo lo que nos ayudó a no tener malos olores. (pof!)

Mamá se ha estresado mucho, ha gritado más de lo que debía y se ha alterado cuando no tuvo paciencia. Mamá se equivoca, y mucho. Debo contarte hoy, que mamá también llora (y bien que lo sabes) y se asusta por las noches, a veces a propósito, para dormir abrazadita de ti.

Mamá se equivoca a diario... patalea y sabe que NO ESTÁ BIEN porque justo te corrige sobre eso. Mamá quiere ser tu ejemplo pero muchas veces no lo es. Mamá extraña también a papá y quiere que estemos juntos y poder abrazarlo cada vez que se asusta. Mamá te llora a ti cuando ya no puede más. Llora en la ducha, llora contigo y te cuenta qué le está pasando.

Mamá se pone de mal humor con solo pensar todo lo que tiene que hacer y en las noches se asusta en su cama porque sabe que no lo está haciendo bien. Se asusta de haberte asustado y no quiere ser alguien diferente. Y así, otros días seguidos le pasa lo mismo. Mamá reza mucho. Reza contigo para que te portes bien y para que tu amigo Jesucito (que es niño como tú) le regale más y más paciencia, que la pierde cada vez más seguido.

Mamá también quiere vacaciones. Quiere playa y quiere jugar. Mamá también que le rasquen la espaldita para dormir, que le hagan piojito y quiere abrazos cuando los necesita.

Mamá también quiere a su mamá siempre, como tú.

Mamá necesita disculparse contigo por todo lo menciono anteriormente. Por todas esas veces que no está para ti al 1000% y que se olvida que es mamá para seguir siendo niña. Mamá quiere que sepas que mereces aún más de ese porcentaje porque eres un niño lindo, inteligente, bueno y tu crianza merece ser la mejor. Mamá quiere disculparse por las veces que quiere estar sola y necesita su espacio para no tener que gritar y pensar las cosas dos veces.

Mamá quiere agradecerte por lo mucho que la amas. Quiere agradecerte porque aún sin saber qué pasa la perdonas por llorar, por alzar la voz en lugar de abrazarte para calmarte. Quiere agradecerte por abrazarme esas veces que solo eso es necesario.

Mamá quiere que sepas que aunque las cosas sean complicadas, a la vez son las más reconfortables. Las que más me llenan de vida, de fe, de punche y de amor por ti y por mí misma. 

Quiero que sepas, Gabriel, que eres la meta más difícil que me trazó la vida y la responsabilidad más grande que me dio Dios. Pero a la vez, eres mi anhelo más bonito y la cabeza de todas mis metas futuras. Y definitivamente, el regalo más bonito del mundo.



Te ama,
Tu mamá.