¿Cuál es la mejor clínica para dar a luz?

Hola papis,  con este tema inicio doy inicio a mis recomendaciones para todos los papis y futuros papis acerca de los servicios y productos que he ido probando con mis bebés, pues me parece muy importante compartir mi experiencia vivida para que otros puedan tomarla en cuenta en su decisión al momento de elegir.





Web de clínica, aquí mis mellis <3
Cuando contaba con este seguro EPS, siempre me atendía en la clínica Ricardo Palma, todo menos ginecología, posterior a ello dejé de contar con Eps y decidí obtener el seguro de esta clínica, llamado PLAN SALUD, seguro con más beneficios que una EPS, pero que obviamente solo era para la clínica Ricardo Palma.

Antes de salir embarazada,  tuve que buscar un ginecólogo de mi agrado, encontré después de pasar por dos doctores, al doctor José Quispe, que por suerte me sentí muy cómoda y me estuve viendo con él, hasta que me embaracé.


Averiguando más de la clínica encontré que  hacían muchos partos múltiples, ya sea por fertilización in vitro o naturales, mi parto al ser múltiple era cesárea programada y no tenía opción de dar naturalmente.

Sé por amigas que el tema de buscar el lugar ideal para dar a luz es primordial, sobre todo si eres primeriza, ya que nunca se sabe si el parto será natural o cesárea. Yo puedo recomendar al 99% la clínica Ricardo Palma y les cuento en mi experiencia y el por que de este 99%.

Yo soy una persona muy pudorosa, y de pensar en internarme era caótico, pues te expones a enfermeras y especialistas en todo, de pensar en sacar la teta y dar de lactar ya me intimidaba, pese que es un acto natural de una madre. Varias semanas previas a mi parto, me tuvieron que internar por unas contracciones, me sentía fatal y con mucho, pero mucho miedo, pues tenía 21 semanas! llegué a internarme de emergencia, cuando las habitaciones estaban repletas, pese que pedí cuarto individual, no había!!! Y tuve que compartir, por suerte con una sra. linda, pero que recibía más visita, tenía como 6 personas dentro! Y yo que estaba mal remal y no quería ver a nadie, me sentí más estresada, no dormimos, y digo dormimos, por que mi esposo pasó la noche conmigo y sólo podía hacerlo en un silloncito incómodo, en general me sentí muy mal, felizmente hablé con el doctor y me envió medicada a casa con descanso absoluto y también me pidió disculpas, pero tenían que internarme pues era peligroso.


A dos semanas de mi fecha programada, nuevamente contracciones! Ahí si me internaron hasta dar a luz, como ya estaba preparada desde que entramos, mi esposo y mamá ya sabían donde pedir la habitación con tiempo y etc. 

Para mi buena suerte, las habitaciones simples estaban llenas y me dieron la suite!!! Una habitación grande con sillones , un sillón grande que se hacía cama para mi esposo, baño privado, tv con cable y etc. Nos sentíamos felices!!


Almuerzo contundente


Luego pasaría la parte incómoda para mi, el dejar que las enfermeras te hagan todo, tuve que someterme, todo por mis bebés, me bañaban en cama, me cambiaban de ropa, me aseaban, me cambiaban la vía ( que por cierto también odio las inyecciones, me ponen nerviosa ) y etc. Todo eso por que estaba prohibida de levantarme, créanme realmente mi barriga pesaba mucho y cualquier movimiento en falso podía hacer que los bebés salgan.

La atención que me dieron fue increíble, todo el área de enfermeras del piso de partos es buenísimo! (En ese mismo piso está la habitación que me colocaron) Fueron tan delicadas y atentas que me hicieron sentir muy bien y no pasarla tan mal por mi pudor, y con la vía, que me la tenían que cambiar al tercer día, siempre me daba nervios, pero lo hacían tan rápido que el dolor era menos.

Las obstetras que entraban a monitorearme a diario son muy buenas y yo siempre les preguntaba miles de cosas de mis bebés, de la lactancia, del peso y de su corazón, etc. Felizmente nunca se cansaron en explicarme y responder todas mis dudas y temores.

Cuando el día D llegó, yo andaba más muñequeada que nunca en mi vida!!!! le rece a san expedito, a la virgencita y me encomendé a Dios para que mis bebés y yo salgamos perfectos de la operación, las enfermeras entraban con una sonrisa de oreja a oreja emocionadas, señora hoy es su día!! Tratando de animarme, creo que mis nervios los llevaba por dentro. 


Horas antes de entrar a sala de partos!


Desde qué entré a sala de partos me explicaban paso a paso que me harían: "señora la voy a asear y limpiar la zona a intervenir", lo mejor de todo fue el anestesiólogo el doctor Fernando Tejero, como ya saben le tengo pánico a las inyecciones y la epidural era lo más grande en inyecciones que he tenido en mi vida, el doctor es tan pero tan bueno, que me hizo reír casi todo el tiempo que me la puso!!! como saben esta inyección es en la columna, ahí se me pasó el mayor de mis temores, fui tan feliz, se sentía como un friecito recorre tu columna, pasó unos minutos y cuando me toque las piernas, sentía como si estuviera agarrando una muñeca de hule, no sentía nada!!!! Gracias al doctor Tejero, su trabajo fue buenísimo.

La cesárea fue rápida, el doctor Quispe entro con su hija, la doctora Patricia Quispe y en un abrir y cerrar de ojos ya pude ver a mis bebés!!! tuvieron un minuto de diferencia, ese fue el momento más feliz de mi vida hasta ahora, es increíble ver que tanto amor salía de mi, cuando terminó la cesárea la doctora Quispe empezó a cerrarme la herida, yo pensaba que me iba a quedar tajada maleadamente, cuando la doctora estaba acabando( por que para esto yo veía por la luz grande que alumbra a los doctores, veía muy poco, pero bueno ) le pregunte, doctora todo bien? ( yo preguntaba si no me habían encontrado quistes o si mis órganos estaban bien, que se yo ) y ella me respondió muy amablemente, si todo muy bien, no te preocupes que he hecho unos puntos invisibles, que la cicatriz casi ni se notará, y ahora que ya tengo 3 meses, cierto!!! Se esta borrando, y no se nota casi nada!!!

En ese momento pensaba, que maravillosas son las cesáreas! Puedo ser una máquina reproductora de bebés con cesáreas!!!, al día siguiente, me levanté con mi actitud positiva que ya estaba bien y que era súper woman, me dejaron bañar a mi sólita, pues yo reclamaba eso, pero siempre con una enfermera en la puerta de la ducha, y gracias a Dios fue así, por que cuando me agacho a recoger el jabón, se me vino la vida abajo con el jabón, la enfermera pidió ayuda, rápidamente me cargaron a la cama y levantaron los pies, se me bajo la presión, no oía, vi nublado, me desmayé, todo eso paso en minutos que felizmente , estaban ahí las enfermeras, después de eso ya no me dejaron levantar de la cama y me di cuenta que no tenía poderes mágicos para ser súper woman.

Mis bebés entraron a sala de bebés, ese día nacieron dos bebés más una gorda China, bella, que parecía una bebaza al lado de mis pequeñuelos, en sala de bebés, las encargadas eran unas tromes!!!! Mi esposo y yo íbamos a diario para que nos enseñen TODO!!! Tuvimos nuestra clase intensiva del cuidado de los bebés, mi esposo era el más afanado, no tenía miedo de manipularlos, nacieron tan pequeñitos, que daba miedo agarrarlos, las chicas fueron muy atentas, nos enseñaban todo, y se admiraban al ver lo atento que era mi esposo al querer aprender como cuidar a sus bebés, siempre venían al cuarto a explicarme como dar la teta, y yo no tenía mucha leche, pero igual los incentivaba. 

Los bebés venían al cuarto cada tres horas y los veíamos dormir y dormir, y con ellos una enfermera que venía a seguir enseñándonos los cuidados que teníamos que tener con ellos.

Una noche antes de irnos, la clínica nos hizo una cena Gourmet en la habitación! Realmente buenísima!!!!! Te ponen una mesa con mantel sillas, copas, menaje hermoso y a celebrar! Además desde que me interne, vino una nutricionista a preguntarme que me gustaba, que no me gustaba, y la comida siempre estuvo muy buena y la nutricionista venía siempre para preguntar que tal mi alimentación y que molestias podía sentir.

Cuando nos retiramos de la clínica, nos enviaron al botones para bajar todas las cosas al carro, en verdad la atención buenísima, fue como estar en un hotel 5 estrellas, nos hicieron sentir muy bien.

Agradezco a todo el personal mencionado, doctores, enfermeras, técnicos, obstetras, del piso de partos, sala de partos y sala de bebés de la clínica Ricardo Palma, hacen un trabajo admirable y la delicadeza con que realizan su trabajo hace que sea un servicio de primera.

Espero que mi experiencia ayude a mamás en su elección, si me preguntan a mi, por experiencia vivida recomendaría la clínica Ricardo Palma!!.

Uno de los tantos monitoreos a mis babies

La vía y mis brazaletes


Papá antes de entrar a sala!


Primera visita de mis bebés



La carta de la cena!


Cena gourmet en habitación